Danilú Santos-Price escribe y habla sobre su padre, Daniel Santos

Danilú Santos-Price es una profesional del mundo de las comunicaciones corporativas, egresada de la Universidad John Hopkins, y es la hija menor del gran cantante y compositor puertorriqueño Daniel Santos, con una profusa actividad dentro de la Fundación Inquieto Anacobero, como parte de su objetivo mayor: mantener viva la memoria de su padre y enderezar los caminos que conduzcan a una mejor conocimiento e interpretación de su vida y legado. Es la albacea y representante legal de la obra de Daniel Santos.

Mi artículo sobre Daniel Santos, sus contradicciones y la violencia contra la mujer, basado en la etapa en que vivió en Cuba en los años cuarenta y cincuenta, provocó cierta insatisfacción en Danilú y ha sido el origen de un diálogo enriquecedor y productivo, en un marco de absoluto respeto y sobre todo de apego a la verdad histórica, que incluye la propia valoración posterior que el gran cantante boricua hiciera acerca de muchos hechos en su vida y carrera.

Durante varias semanas de intercambios, impresiona en Danilú su capacidad de análisis, una vocación conciliadora que se siente sincera e innata, junto a una firmeza que la distingue en su empeño de fijar una mirada justiciera hacia la controversial vida pública de un artista que no solo contribuyó de manera notable a la música de Puerto Rico y de América Latina en general, sino que en su país es apreciado por sus posturas patrióticas y de defensa de la justicia social.

Danilú Santos-Price ha presentado meses atrás su novela Daniel Santos. Mi vida entera. A través de una narrativa en primera persona, y como una suerte de biografía novelada, la autora conjuga recuerdos y testimonios, pero sobre todo, sus largas horas de conversaciones con su padre, y muestra a un Daniel Santos capaz de hacer la retrospectiva de su vida en momentos en que ya transita hacia la última etapa de su ciclo vital, donde mira a un pasado con el que no siempre puede reconciliarse. Danilú Santos-Price dota al protagonista de su novela de una humanidad que trasciende con mucho el ícono encartonado del macho-man latino para lanzar luz sobre las zonas menos esclarecidas de su vida, y mostrar al hombre, al artista, al padre, al esposo, al líder social.

Hurgar en la difícil tarea que se propuso con su libro, pero sobre todo, tener en las páginas de Desmemoriados la mirada de alguien cercano a Daniel sobre determinados hechos reflejados en mi artículo, centraron el objetivo de esta conversación-entrevista con Danilú Santos-Price. Con generosidad, ella accedió a responder a mis preguntas y a compartirlas con ustedes a través de Desmemoriados. Historias de la Música Cubana:

RMT: Pocos cantantes latinoamericanos han sido objeto del interés de cronistas y biógrafos como Daniel Santos y aun así quedan zonas polémicas o poco abordadas en su vida y legado musical. Por qué elegiste la biografía novelada en primera persona (o biografía ficcionada) para abordar la vida y el legado de tu padre?

DSP: Pocos saben que Papá, en sus últimos años, se dedicó a redactar un borrador autobiográfico de su increíble historia. En medio de ese proceso, Héctor Mujica, fallecido autor y político Venezolano, le ofreció ser su escritor fantasma. En “Confesiones de Daniel Santos”, Mujica decidió parafrasear los recuentos de Papá. Debido a esto hubo malentendidos sobre algunas memorias. El hecho fue que Papá no quedó totalmente satisfecho con la obra. Varios años después mi padre colaboró con Josean Ramos, periodista y autor boricua, para producir una novela más exhaustiva que la de Mujica. La familia se enteró que desafortunadamente él tampoco quedó satisfecho con esa biografía. Por eso decidí escribir “Daniel Santos: Mi vida entera”, una novela biográfica donde simbólicamente se le resucita y da la oportunidad de contar su propia historia a su forma. Es realmente un tributo a mi padre, un regalo de amor.

RMT: La decisión de escribir sobre la vida de tu padre ¿está motivada por la inconformidad ante cómo es reflejado en libros y documentales que te precedieron, o es una necesidad íntima de comunicación, o un acto de justicia?

DSP: La decisión de escribir sobre su vida la tomé por todas las tres razones que mencionas. A través de los años, nosotros, su familia, hemos escuchado y leído mucha información errónea sobre él. Hace poco, incluso, vi una entrevista en YouTube donde se dice que Papá tuvo diabetes y le amputaron las piernas al final de sus años; algo que es completamente incorrecto. Reconozco que Papá fue responsable de crear parte de la desinformación porque durante entrevistas con la prensa daba respuestas a medias por salir del paso rápidamente. No era que él quería intencionalmente tergiversar los hechos, sino que, por vivir una vida tan agitada, su memoria a veces fallaba, o porque la verdad era más complicada de lo que era apropiado discutir públicamente. Hubo ocasiones donde él tuvo que defenderse ante acusaciones publicadas en la prensa. No es que Daniel Santos fuera un santo, ni mucho menos. Pero no todo de lo que se le acusaba era verdad, de acuerdo a sus propias anotaciones biográficas. Por ese lado me motivó la inconformidad y la justicia. Por otro lado, este proceso me permitió investigar algunas dudas que yo misma tenía, aparte de conocer más sobre su música. Esta tarea no fue nada fácil, ya que grabó más de 1200 canciones y compuso más de 200. Si pudiese entrevistar a mi padre le hubiese hecho preguntas como: ¿Por qué no te duraban los matrimonios? Y ¿Por qué te casaste tantas veces? Se puede decir que era una necesidad íntima de comunicación entre padre e hija. Mientras la prensa se ha enfocado a través del tiempo en lo que hizo Daniel Santos, a mí me interesaba saber el por qué. Así que mi novela va más allá de los hechos para darle al lector un conocimiento íntimo sobre la formación del hombre detrás del artista. Además, el propósito central de mi novela no es dar explicaciones ni justificar. El propósito es más importante. Es un consejo de vida que mi propio padre difundió en público durante sus últimos años.

RMT: Háblanos del proceso de creación de tu libro. ¿Tuviste la oportunidad de realizar largas entrevistas a tu padre sabiendo ambos la finalidad? (tu libro) ¿De qué otros testimonios y fuentes te valiste para conformar la trayectoria de vida de Daniel?

DSP: Papá murió cuando yo apenas estaba entrando en la adultez. Si él estuviese vivo, sin duda hubiéramos colaborado para crear este libro. ¡Ya me lo imagino, contestando mis preguntas sentaditos en nuestro comedor como solíamos hacer a la hora de mis tareas escolares! Él siempre creyó mucho en mi capacidad. Estoy segura que le hubiera gustado mi libro, especialmente el primer y último capítulo. Para la novela tuve la buena dicha de entrevistar a tres exesposas, una de ellas Eugenia Pérez, madre de su primogénito, una mujer que significó mucho para él. También entrevisté a sobrinos, nietos, y algunos melómanos expertos en su música. Además consulte a un profesional de psicología para analizar su carácter y poder descifrar su actitud ante la vida. Tuve que ser muy selectiva con mis fuentes para mantenerme fiel a su versión de los hechos y no a las leyendas que circulan por ahí. Al fin al cabo esta es su historia.

RM: De la lectura de tu libro y de nuestros profusos intercambios en los últimos días he podido percibir un profundo vínculo espiritual y una muy cercana relación que te unía a tu padre. ¿Es así? ¿Dónde y cuándo naciste? ¿Tus años de infancia los viviste junto a tu padre? ¿Qué edad tenías cuando muere tu padre y cómo has asumido la responsabilidad ante su legado?

DSP: Mis padres se conocieron en 1971 en Cali, Colombia. Su matrimonio sucedió en 1972 y fue muy sonado, en gran parte debido a la enorme diferencia de edad entre ellos. Cuando nací, él ya tenía cincuenta y cuatro. Aunque mi madre es colombiana, yo nací en Puerto Rico. Mi madre dice que cuando yo nací, él se volvió loco. Me protegía mucho y cuando él estaba en casa yo no me apartaba de él ni un segundo. En San Juan vivimos con mi padre hasta 1978. Al tiempo del divorcio, mi padre le pidió a Mamá nuestra custodia y acordaron que nos convenía. Así que pasamos gran parte de nuestra adolescencia viviendo con él y nuestra madrastra, Ana Mercedes, en Florida. Mi padre murió en 1992, cuando yo tenía tan solo dieciocho años. Me hubiera gustado tener más tiempo con él. Tengo recuerdos lúcidos sobre los últimos días que pasamos juntos. Lo extraño y pienso en él cada día de mi vida. Sobre su legado, no siento que haya asumido la responsabilidad total. Creo que todo latinoamericano que aún escucha sus canciones y reconoce su enorme contribución artística, aporta a su legado. Los musicólogos que preservan su extenso catálogo y promueven su música también lo hacen. Lo que yo aporto es la historia de su familia, del círculo íntimo de Daniel Santos y revelaciones que él solo compartió con nosotros. Además, en honor a su amor por la música y la educación, he creado la beca Daniel Santos, la cual se distribuye anualmente en el Conservatorio de Música en San Juan.

RMT: Daniel Santos es reconocido y muy querido en muchos países de América Latina y del Caribe por su legado musical. Un aspecto muy valorado es su compromiso patriótico con su Puerto Rico natal y su vocación independentista. Sin embargo, algunas zonas de la personalidad y de la propia biografía del Sr. Santos, quien –como cualquier ser humano- tuvo defectos y virtudes están siendo utilizadas en los últimos tiempos por algunos fanáticos para ensalzar y validar una filosofía y un accionar machista y de violencia de género. Cuando aún no había sido publicado tu libro – y sin conocer las propias palabras del Sr. Santos al final de su vida y reflejadas por ti en en él- desde este blog he abordado algunas de esas zonas incómodas en su vida con el propósito de, sin menoscabar su grandes méritos musicales y patrióticos, llamar la atención sobre la imposibilidad de enaltecer y promover actos y valoraciones que la propia vida ha trascendido. ¿Qué opinión te merecen estos hechos?

DSP: Tú y yo hemos conversado sobre el tema del machismo, la violencia doméstica, y la denigración de la mujer. Por lo menos cuatro libros sobre la vida de Daniel Santos fueron escritos antes que el mío fuera publicado. Ninguno abordó este tema con la mesura que se merece. Mi novela es la primera en hacerlo. Aunque Daniel Santos vivió en una época muy diferente, es necesario discutir estos temas para poder mejorar nuestra comunidad. En su momento, Papa dio su versión de los hechos negando o aclarando acusaciones. Él nunca aceptó que se le acusara de ser abusador de mujeres. Sin embargo, él reconoció que no vivió su vida de la mejor forma; que entre el licor y las drogas tuvo riñas, quebró muchos corazones, y dejó familias dispersas por todo el hemisferio occidental. No olvidemos que en sus últimos años Papá públicamente aconsejó a los jóvenes a que no siguieran sus pasos.

RMT: Cualquier otro tema, matiz o aspecto que desees abordar, las páginas de mi blog están abiertas para que lo expreses.

DSP: Aprovecho para invitar a los lectores a leer mi libro Daniel Santos: Mi vida entera, que se encuentra disponible en www.Amazon.es. También en www.Amazon.com, y en la Librería Nacional de Colombia.

© 2021.Rosa Marquetti Torres

2 comments on “Danilú Santos-Price escribe y habla sobre su padre, Daniel Santos”

  1. Avatar Jaime Jaramillo dice:

    Rosa- Me alegro mucho leer esta entrevista realizada a Danilu Santos-Price, hija de Daniel Santos. Las preguntas y a la vez las respuestas fueron llevadas a cabo con mucho tacto, acogiéndose a la realidad sin desconocer las debilidades que condujeron a ciertos comportamientos que el mismo Daniel en sus años finales no le recomienda a ningún joven y mas ahora donde los grandes empresarios, mandatarios y personas que han hecho del abuso hacia la mujer algo que ellos consideraron que lo podian hacer inpunemente, estan siendo juzgados como debió haberse hecho hace muchos años. Las felicito a ambas por el valor de discutir estos temas con altura y por supuesto los exhorto a que adquieran el libro de Danilú y lo que escribió Rosa- Jaime Jaramillo- Medellín

  2. Rosa Marquetti Torres Rosa Marquetti Torres dice:

    Muchas gracias, querido Jaime, por tu valoración y por comentar.

Deja un comentario