Bardo, que me mueva tu dolor… Carlos Embale

La única magia que le tocó e hizo el milagro fue la del talento inmenso convertido en voz poderosa, abarcadora como ninguna otra, y ese indefinible estado de gracia con que entona un son, una columbia, un yambú, un guaguancó.  Coincidiremos seguramente al afirmar que las de Carlos Esteban Embale[1] fueron unas de las cuerdas vocales mejores dotadas del panorama sonoro cubano de todos los tiempos, y eso, unido al sentido de pertenencia a los géneros más auténticos de nuestra música y su increíble capacidad para emocionar, constituyen las expresiones más relevantes de su valía como sonero y como rumbero, entendiendo el son y la rumba en sus disímiles modos y formas.

Siempre me ha impresionado el color  y el registro de su voz, de poderosa amplitud, clara y estremecedora como ninguna otra; un son cantado por él  es pura cadencia y virtuoso lirismo.  En el guaguancó, en cambio, me gusta su tono “peleón”, de ataque,  su ritmo incomparable y su capacidad improvisatoria.  Es además, melodioso y afinado como pocos. Es Embale.

Sin embargo, el otro toque de hadas –o hados-, ese que hace posible que el talento consiga expandirse y vencer la insularidad y otras plagas a las que estamos condenados, ese que permite lograr otras glorias y estadíos humanos y geográficos, ese no alcanzó al grande que fue Carlos Embale, cuya voz, en otras circunstancias debió haberle asegurado, por sí sola,  la dignidad de una vejez cuidada y apacible.  Somos muy dados al cliché, al nombre fácil tantas veces repetido, al estereotipo.  El de Carlos Embale no es de los que primero se menciona, que viene a la mente al hablar de grandes de la música cubana, pero cuando se pronuncia de golpe, sobreviene el asombro, la afirmación de la excelencia y de estar en posesión de uno de esos lugares reservados únicamente a los grandes grandes.  Debió haber tenido más suerte. La merecía.  Se lo había trabajado a golpe de buen cantar y de demasiada humildad.  Desde que murió, cuando oigo su voz me derrota un sentimiento de permanente admiración y otro de profunda pena, de vergüenza irrefrenable, como si de mí hubiera dependido que su final fuese menos miserable y la memoria más perdurable.  De todos dependía….

Los inicios…

La radio fue para él, en sus inicios, el puente de plata que lo enrumbaría hacia la música y el éxito frente al público. Fue en 1938 en La Corte Suprema del Arte, de la radioemisora CMQ,  donde cantó por primera vez.  Alguna vez narró Embale a la investigadora Erena Hernández que, aunque ganó dos veces el premio, nunca consiguió que lo contrataran como cantante profesional en CMQ por el simple hecho de ser negro.  “Uno que le decían Carioca y un recitador llamado Arístides fueron los dos únicos negros que tuvieron suerte en La Corte Suprema…  Por eso muchas veces tenía que irme hasta la playa de Marianao para conseguir una peseta y comerme una frita.  Cantaba con Choricera [el famoso Chori, que ya labraba tempranamente su fama legendaria], y esperaba que me dieran alguna propina, si no, me unía a cualquier conjunto:  cuando no encontraba nada, tenía que irme al muelle a trabajar de barrendero.  En el 40 empecé a ser suplente de las orquestas; después entré en el Conjunto Dandys del 40”. (Erena Hernández, 158-159)

Según Helio Orovio, a partir de entonces, y casi un adolescente canta en septetos como el de Alfredo Boloña y el Septeto Bolero. (Helio Orovio, 132). Después lo hace con la orquesta de Neno González, exitosa danzonera por entonces, y en 1939 se incorpora en la orquesta Fantasía de José Ramón Fernández, y después, ese mismo año, a la de Carlos del Castillo. Canta también en academias de baile hasta que logra hacer una temporada con la orquesta Melodías del 40 y con Los Dandy del 40 entre los años 1944 y 1946. (Radamés Giro, 2; 58-59).  

Con el Septeto Matamoros… después del Benny

Algunas fuentes señalan el año 1946 como el de la llegada del Conjunto Matamoros (a veces se presentaba también como Conjunto Baconao) a México, cuya voz principal era un joven demasiado delgado que habían encontrado buscándose la vida en el restaurant El Templete de la Avenida del Puerto, y que respondía al nombre de Bartolomé Maximiliano Moré, quien poco después se haría llamar para siempre Benny, Benny Moré.  El Conjunto Matamoros regresa a Cuba, pero Benny se queda en México y, teniendo como tenía un contrato fijo con la radioemisora Mil Diez, Matamoros debió buscarle sustituto.  Y Matamoros no podía equivocarse:  ese no fue otro que Carlos Embale. 

Si las fechas de los archivos de RCA Víctor son ciertas, Embale grabaría ese mismo año 1946 con el conjunto Matamoros  el son  “Noche Buena  del propio Matamoros, en lo  que parece ser su primer registro sonoro.   

Pinchando aquí puedes escuchar la grabación de “Noche Buena” con Embale en la voz principal

Tres años después, en 1949, grabará para la misma casa disquera, cuatro temas más con el Conjunto de Miguel Matamoros,  y en 1950 registrará otros tres para el mismo sello, abarcando guajiras, sones, bolero-sones, guarachas y una conga. (Cristóbal Díaz Ayala. Sección 2 E-F. 841).  Con Benny Moré, el recuerdo le avisa de un encuentro posterior a esta sustitución, arropado por la barra de una bar en el barrio de Belén y aguardiente de esos que te queman la garganta sin piedad: contó alguna vez Embale que sería suficiente para que los dos jóvenes cantaran al desengaño amoroso a ritmo de bolero (María del Carmen Mestas, 66)  

Embale fue, como el propio Ignacio Piñeiro, Bienvenido León o Abelardo Barroso, por sólo citar algunos, de los soneros que, sin sonrojo, asumieron la rumba como algo propio.  A propósito de esto, confesaría a la periodista María del Carmen Mestas: “A fines de 1954, [Ignacio]Piñeiro, [Odilio]Urfé y [Rafael] Ortiz me hicieron como una especie de complot para que yo cantara guaguancó, porque hasta estos momentos lo que más hacía eran boleros, canciones y el son. Yo sabía muchas rumbas porque tenía un hermano [Luis Embale] que murió joven, que cantaba como nadie el guaguancó; he conocido destacados intérpretes de esa música, pero como Luis ninguno; es lástima que su voz, como la de Pedro Quevedo, no quedara grabada…”.  (María del Carmen Mestas, 68)  

La entrada en el Septeto de Ignacio Piñeiro

Embale permaneció hasta 1953  vinculado a la llamada Emisora del Pueblo, la Mil Diez.  Ese año, Odilio Urfé, al frente del Instituto Cubano de Investigaciones Folklóricas, reorganiza el Septeto Nacional de Ignacio Piñeiro, luego de quince años de inactividad. (Jesús Blanco, 89).  Lo presenta también en el programa de televisión “Música de Ayer y de Hoy”, bajo su dirección.  La nueva alineación del Septeto volvía a tener a Piñeiro al mando, pero contaría con nuevas incorporaciones:  Rafael Pascual Ortiz “Mañungo” y Carlos Embale. (Ricardo R. Oropesa y Omar Vázquez, 4).  La voz inconfundible de Embale aparece en la grabación que recogería los momentos más relevantes del Festival Nacional de Música Popular y Folklórica, realizado en el Anfiteatro de La Habana, y que en forma de disco LP estaría lista en 1955.   Prestaría su voz a 5 rumbas, que abarcaron sus expresiones en columbia, yambú y guaguancó. (Jesús Blanco, 89) y Cristóbal Díaz Ayala (Sección 2 E-F. 841).  Transcurrida casi una década, Urfé volvería a asombrarnos y a llamar a Embale para empresas mayores, pero de eso hablaremos después.  

Con Alberto Zayas y “El Vivebien”… y otros

Durante la segunda mitad de los cincuenta, en 1956, Embale participa en una serie de importantes grabaciones con el Grupo Afrocubano Lulú Yonkori de Alberto Zayas, algunos de ellos a dúo con Roberto Maza, el célebre “Vivebien”, y que me parecen, en tanto que registro sonoro,  absolutamente trascendentales.  Nótese que éstas y otras grabaciones protagonizadas por el grupo de Alberto Zayas alrededor de esta fecha marcan un hito importante en la historia de la discografía cubana y donde brilla por derecho propio el nombre de Carlos Embale. También en 1956 aparece Embale junto a Maza, en cuatro registros realizados por Panart en La Habana a la Orquesta América del 55, tres de ellos en la línea del  recién surgido cha-cha-chá, y uno, como siempre, un guaguancó:  “Dos almas y un guaguancó”.  

También para Panart, Embale graba en 1958, junto a René Márquez y su Banda dos discos de 78 rpm con cuatro temas, esencialmente sones montunos.  Cerca de 1958-1959 Embale aparece vinculado al Conjunto Kubavana de Carlos Barbería.  Antes de que éste se marchara a Nueva York y reorganizara allá su orquesta, Embale graba con él en La Habana dos sones montunos “Guaita Caimán” y “Ven pa’la loma” y un guaguancó:  “Cuatro copas”. (Cristóbal Díaz Ayala. Sección 2 E-F. 841). 

El primer regreso al Septeto Nacional

Pero es en 1958 en que se fija su regreso al Septeto Nacional de Ignacio Piñeiro, que se renueva con la incorporación de dos primeras voces:  Carlos Embale y Joseíto Núñez, y en la guitarra, Rafael Ortiz, además de Marino González y Alejandro Abreu,  manteniéndose la sempiterna segunda voz de Bienvenido León, junto a Lázaro Herrera en la trompeta y Francisco Solares “Panchito Chevrolet” en el tres. (Cristóbal Díaz Ayala.  Sección 05NO. 1886)

Un alto con Mongo Santamaría

A inicios de 1960, el célebre percusionista cubano Mongo Santamaría, radicado en Los Angeles, convence a los ejecutivos del sello norteamericano Fantasy para producir y dirigir dos discos en La Habana,  mayoritariamente con temas litúrgicos afrocubanos y rumbas,  y sabe muy bien con qué músicos quiere hacerlo.  Viaja a La Habana, acompañado de Willlie Bobo, y convoca a nombres imprescindibles: Merceditas Valdés, Luis Santamaría, Macucho, Mario Arenas, Fuico y Adriano, y por supuesto, a Carlos Embale, que sería la voz solista en tres guaguancós, dos de ellos de la autoría del célebre conguero cubano Francisco Aguabella:  “Agua limpia” y “Complicaciones”, mientras que el tercero, “México”, se adjudica su composición al propio Mongo Santamaría.

Escucha aquí a Embale cantado “Agua limpia” y las congas de Mongo Santamaría

Esta grabación, devenida hoy en un mítico encuentro de grandes, unió por única vez a Embale y los ya mencionados con Andrés Hechevarría “Niño Rivera” en el tres; Willie Bobo, en las pailas; y Papito Hernández y  Fernando Vivar, en el contrabajo, entre otros. El resultado sería  el LP “Mongo in Havana. Bembé” (Our man in Havana), hoy todo un clásico del género y de la discografía personal de Mongo Santamaría, el  mítico tumbador cubano que años después rompería los cueros de la salsa neoyorkina y fijaría su nombre también en la historia del jazz en Norteamérica.  “Es un producto de excelsa calidad musicológica, al punto de que las notas para el disco fueron escritas por un notable antropólogo de la Universidad de California en Berkeley, experto en la religión, música y lenguas de Nigeria, el doctor William Bascom.  La importancia cultural y el impacto de esta grabación es tal que debemos examinar su contenido en detalle. (…) El lado B incluye cinco rumbas:  tres guaguancós y dos columbias.  Las voces son las de Merceditas Valdés, Macucho y otro rumbero de Jesús María y famoso sonero cubano, Carlos Embale.”(Raúl Fernández, 29-30)

De nuevo Urfé… y después….

Vuelve Odilio Urfé a ponderar la valía de Carlos Embale, una y otra vez: dos años más tarde, el Primer Festival de Música Popular Cubana, organizado por el incansable músico y musicólogo se convierte en el suceso cultural más relevante de 1962; en él se reunió una cantidad sin precedentes de intérpretes representativos de las más variadas manifestaciones de la música popular cubana.  Nunca antes las paredes del Teatro Auditorium –edificación a punto de convertirse hoy, nueva y dolorosamente en las ruinas del Teatro Amadeo Roldán- fueron testigos de un espectáculo similar.  Desde el 18 de agosto se sucedieron conciertos y representaciones de una trascendencia cultural que si bien no tuvo precedentes, me atrevo a asegurar que tampoco tuvo émulos posteriores.  En la escena del Auditorium estuvieron, entre otros: Benny Moré, La Estudiantina Invasora, Aberlardo Barroso y el Sexteto Habanero, el tresero Isaac Oviedo, Cheo Marquetti, el Septeto Nacional de Ignacio Piñeiro, el Conjunto de Félix Chappottín con Miguelito Cuní, el Trío Servando Díaz, Carlos Puebla y sus Tradicionales, Rolo Martínez, Pacho Alonso, la orquesta de Cheo Belén Puig, Paulina Alvarez…  El 26 de agosto, como parte de “…los estratos más humildes y representativos del pueblo cubano…” (Odilio Urfé, ob.cit.), se presentaron, entre otros, el Grupo Folklórico de Obreros de Oriente, con la conga santiaguera y el cocoyé; Rafael Gómez “Teofilito” –el autor de “Pensamiento”- y coros  de clave espirituanos, Los Muñequitos de Matanzas con Saldiguera y Virulilla; Los Timberos de Sabanilla del Encomendador, y Celeste Mendoza.    “El rumbero y sonero –¡de altura!- Carlos Embale, Adriano Rodríguez, Esteban Regueira Bienvenido León y Estela Rodríguez, conformaron el Coro Folklórico Cubano, que bajo la orientación de Rafael Ortiz (“Mañungo”) interpretó entre otras memorables rumbas:  A Malanga, Guaguancó de la Cárcel, La última rumba y Saludo del Coro Ronco de Pueblo Nuevo.” (Adriana Orejuela, 206-207).

En 1964, Embale también aparecía en  el Coro Folklórico, formación que en ese año, la integraban además Cheo Marquetti, Ana María García, Estela Rodríguez, Yuya Romay, Santos Ramírez, Esteban Regueira, Bernal y Herrera. (A. Orejuela, 242).

 Carlos Embale y el Coro Folklórico cantando 
El Edén de los Roncos (Ignacio Piñeiro) y Consuélate como Ayer (Gonzalo Ascensio “Tío Tom”)

Sin embargo, si nos atenemos a esta misma fuente, ese año Embale no figuraba entre los cantantes del Septeto Nacional de Ignacio Piñeiro, indicando sólo a Joseíto Núñez como voz principal; Bienvenido León como voz segunda. A finales de los 60 o inicios de los 70  graba con su Conjunto Guaguancó una serie de discos de vinilo para el sello Areíto.

El segundo regreso al Septeto Nacional

En 1975 regresa al Septeto Nacional Ignacio Piñeiro.  “Yo empecé en el Septeto en 1953 – comentó Embale-.  En el 64 me cambiaron para el Conjunto  Folklórico[2], porque además del son interpreto el guaguancó; pero cada vez que se enfermaba el cantante, yo lo sustituía.  Después me propusieron que hiciera un conjunto de guaguancó, que a la larga se convirtió en un problema, porque era mucho trabajo y me decidí por el Septeto [Nacional] en el 75.” (Erena Hernández, 158-159).  En 1980 sería el cantante más joven dentro del Septeto Nacional.  Con él  graba varios discos de vinilo de larga duración, y llega a sobrevivir en la agrupación  a los últimos integrantes históricos.

Deberán perdurar las imágenes de Carlos Embale que ha recogido la cinematografía cubana, en ese clásico irrepetible que es “Nosotros, la música”, de Rogelio París, junto a Celeste Mendoza en un guaguancó para la historia. Reinaldo  González, Premio Nacional de Literatura, escribiría en las notas al DVD que reeditó  ese un verdadero fresco del panorama musical cubano en 1964:  “Celeste Mendoza, en un solar auténtico, no maquillado, donde Platanito la reta en un guaguancó encendido, acompañada por la voz de privilegio de Carlos Embale, a quien también vemos junto al Septeto Nacional de Ignacio Piñeiro y la pareja de baile Silvio y Ada, en el Círculo Social Obrero de lo que fuera Miramar Yacht Club.” 

Carlos Embale y Celeste Mendoza en “Nosotros, la música”, de Rogelio París (1964)

Años más tarde, Oscar Valdés –cineasta a quien la música cubana debe el legado de irrepetibles documentales biográficos sobre figuras relevantes de la música cubana, incluye a Embale como lo que fue, uno de los nombres claves del guaguancó  en el importante documental “La Rumba” (1978).

El final no llegará…

La voz de Embale se hizo aún más popular cuando en 1978 irrumpía con optimismo a través del programa televisivo“Yo también soy joven” con guión y dirección de Loly Buján y Eugenio Pedraza Ginori.  El tema que abría y cerraba el programa lo encargó Pedraza Ginori a Rafael Ortiz “Mañungo”, a partir de una letra suya, en la que la permanencia de la eterna juventud, a voluntad, era la idea central coincidente con la del programa.  Grabado en el estudio 1 de Radio Progreso, y contando con la trompeta del legendario Lázaro Herrera junto al resto del Septeto Nacional de entonces,  “El final no llegará” se convertiría en uno de los bolero-sones “de fin de siglo” con mayor popularidad hasta hoy. (Yin Pedraza Ginori, su blog)

 Escucha aquí “El final no llegará” por Embale y el Septeto Nacional

Como autor, Embale tuvo una discreta obra, que se limita a algunos guaguancós, como A los Embales, Y a Matanzas, Timbalaye y Oh, humanidad (en co-autoría con Pablo Cano), A San Miguel del Padrón, Rumba de Inesita, La casa de mamita, entre otros.

Embale casi no salió de Cuba.  Erena Hernández señala que lo hizo por primera vez en  1979, cuando Odilio  Urfé vuelve a encomiar su quehacer y lo lleva a Nueva York,  junto a Pello El Afrokán, para participar en un evento de música folkórica que culminó con una presentación en el Carnegie Hall.   A Panamá fue entre el 17 y el 25 de junio de 1981  con el Septeto Nacional, del que aún formaba parte. (Erena Hernández y Radamés Giro, obras citadas).  Sobre esto, Embale insistió alguna vez,  premonitorio:  “He hecho giras por el interior del país, pero no nos quieren sacar al extranjero, porque dicen que hay muchos viejos aquí [se refería al Septeto Nacional] y se pueden morir.  ¡Pero si cuando vamos a Oriente se suben a un avión que viaja a una altura de venticinco mil pies! Lo mismo se mueren allá que aquí, y nos hace falta salir, porque la música cubana ha cogido un auge muy grande en el exterior, y la mejor manera de acabar con la “salsa” es llevando los grupos oriundos de Cuba, para que sepan esa gente lo que es el son de verdad” (Erena Hernández, 159-160).  No podía suponer Embale que, pocos años después, la suerte cambiaría radicalmente las vidas de algunos de sus coetáneos músicos, pobres y soneros, pero esta vez, tampoco la magia a él lo elegiría.

Poco a poco los escenarios y los programas de televisión no alcanzaron para Embale.  Tampoco las nuevas tecnologías fonográficas le tuvieron en cuenta para nuevos proyectos,  pensando, quizás que para él todo tiempo pasado habría sido mejor. Como excepción, el CD “La rumba soy yo. Con sentimiento manana” (BISMUSIC) recoge su voz en el tema “No más”, de Edesio Alejandro y Gerardo García, donde unió su voz a la de Adriano Roddríguez, Ricardo Abreu “Papín” y el propio Edesio. Pero ya cuando ese disco se hizo realidad, Embale no estaba.   Tambiénalgunos CDs recopilatorios, que perpetúan sus mejores grabaciones.  En las notas sobre uno de ellos – “Rumbero mayor” editado por EGREM en 1992-  el respetado estudioso norteamericano John Storm Roberts refirió:   “Una de las grandes voces de la música cubana, Embale cantó con grupos que iban desde el Septeto Nacional, el Conjunto Matamoros hasta Pello el Afrokan. Pero sus raíces estaban en la rumba callejera, en la rumba de cajón.  Ha conservado este legado y lo ha amplificado con material de otras tradiciones, como se muestra en este CD superlativo donde Embale canta con cuatro grupos de guaguancó diferentes, brillantes documentos de esta música.”(John Storm Roberts, www.allmusic.com).  

Ya en sus años finales, el trovador Frank Delgado le busca y graban un dúo delicioso:  “Los ojos de Alicia”, algo que creo le habría encantado a cualquier sonero “de antes”, como mismo les gusta a “los de ahora”.  Frank ha prometido contarme, parafraseando al Benny, cómo fue…. Estén atentos, porque además, compartiré aquí mismo  el audio de este bolero-son. 

Otro Frank, Oropesa, integrante del Septeto Nacional Ignacio Piñeiro en su formación actual, le rinde homenaje  con el tema “Embale tiene la llave”, registrada en el fonograma “Sin rumba no hay son

Nunca se hizo presente el foráneo salvador –¿por qué siempre tienen que venir, como las carabelas de Colón, de allende los mares?- que pudo haber colocado la poderosa voz de Carlos Embale en las cuatro esquinas del mundo. Poco a poco el bardo se nos hizo menos visible, aunque su voz seguía retumbando, de vez en vez,  como llamarada sonora en el recuerdo. Quizás nunca concibió su vida sin cantar un guaguancó o un son montuno;  quizás nunca imaginó que tendría que aprender a vivir sin el aplauso, y conformarse con que quienes antes le llamaban para cantar, ahora le ignoraran. Al parecer, prefirió quedarse colgado y flotando en aquella zona del recuerdo en que fue inmensamente feliz.  Nunca lo vi, pero dicen que deambulaba en actitud mendicante por las calles de La Habana Vieja, como nunca debimos permitir que se viera, que estuviera;  la memoria lo había abandonado, se le fue marcando el ritmo de un yambú o quizás, de  una columbia; la voz le quedó huérfana de la melodía del son y le abrazó el olvido de sí mismo, de quien era y de quien llegó a ser.  Carlos Embale, que había nacido en La Habana, en 1923, un 3 de agosto, moriría en  La Habana el 12 de marzo de 1997 a los 74 años de edad. 

Algo muy malo nos ocurre,  como conglomerado humano, cuando no tenemos o no queremos tener memoria. No es posible que alguien como Carlos Embale nos haya dado tanto y nosotros le hayamos devuelto tan poco.

CARLOS EMBALE. DISCOGRAFIA APROXIMADA

(Compilada por Rosa Marquetti Torres)

Con Conjunto Matamoros (publicados por Victor en discos de 78 rpm)

Noche buena – Son – Miguel Matamoros

V23-0481 – Reeditado en TCD-44

Grabado en La Habana el 5 de mayo de 1946.

Huele así – Bolero-son – Miguel Matamoros

(Canta junto a Siro Rodríguez)

V23-1245 – Reeditado FPM 248 y TCD-70

Grabado en La Habana el 26 de abril de 1949.

Echale candela – Margarita Méndez

(Canta junto a Siro Rodríguez)

V23-1245 – Reeditado FPM 248; VCD-97482RL y TCD-70

Grabado en La Habana el 26 de abril de 1949.

A dónde has ido – Bolero – E. Hernández

V23-1260 – Reeditado FPM 248

Grabado en La Habana el 10 de mayo de 1949

La pena de mi tierra – Guajira-son – Miguel Matamoros

(Canta junto a Siro Rodríguez)

V23-1260 – Reeditado FPM 248; VCD-97482RL y TCD-70

Grabado en La Habana el 10 de mayo de 1949.

Toitico – Guaracha – R. Duany

V23-1565.  Reeditado FPM 248; VCD-97482RL y TCD-70

Grabado en La Habana el 20 de marzo de 1950.

Palabra de honor – Bolero Mambo

V23-5262.  Reeditado FSP-251E y TCD-70

Grabado en La Habana el 5 de octubre de 1950.

Oye la china – Conga – Miguel Matamoros

V23-5267.  Reeditado FSP-251e

Grabado en La Habana el 16 de octubre de 1950.

LP “Festival in Havana”

Consuélate como yo – rumba-guaguancó

Dónde estabas anoche – rumba-guaguancó – Ignacio Piñeiro

(Embale canta junto a Bienvenido León)

Desengaño de los roncos – rumba-guaguancó

Malanga – rumba-columbia

Ave María Morena – rumba-yambú

LP Riverside 4005 – Grabado en La Habana en 1955 con la supervisión técnica de Odilio Urfé y el Instituto Musical de Investigación Folklórica.  Reeditados estos temas en TJudson J3011 bajo el título “Cuban Carnival”; Washington WLP-728 bajo el título “Cuban Festival. Traditional Music of the famous Havana Festival; Milestone MCD-9337-2 con título “Festival in Havana” y CD-708 “El Yambú de los Barrios”.

Carlos Embale en coros de otros temas.  Músicos participantes:  Ignacio Piñeiro, Oscar “Floresita” Velasco, Pedro Mena, Carlos Embale, Bienvenido León, Adriano Rodríguez, Oracio Endibo, Ana Maria García, Giraldo Rodriguez, Pedro Aspirina, Raul “Nasaco” Díaz, Gerardo Valdés, Nicolas Mauro. 

Con Grupo Afrocubano Lulú Yonkori de Rodríguez Zayas (Publicado en discos 78 rpm)

Ya no tengo amigos – Guaguancó-son – Alberto Zayas

Panart 2017.  Reeditado en LP-2055 bajo título El vive bien (Roberto Maza). Grupo Folklórico de Alberto Zayas.

Grabado en La Habana en 1956

A mí no me tocan campana – Guaguancó – Santos Ramírez

Grabado en La Habana en 1956.

Con Grupo Rítmico Afrocubano

(Canta con Roberto Maza)

En el edén de Los Roncos – Guaguancó

Panart 2033

Guaguancó de los países – Guaguancó

Con Orquesta América del 55 (Publicado en discos de 78 rpm)

(Canta junto a Roberto Maza)

Dos almas y un guaguancó – Guaguancó

Panart 2004.  Grabado en La Habana en 1956.

Music, music, music – Cha cha chá

Panart 2031.  Reeditado en TCD-103.  Grabado en La Habana en 1956.

No te quedes mirando – Cha cha chá

Panart 2031.  Reeditado en TCD-103.  Grabado en La Habana en 1956.

Con René Márquez y su banda (Publicado en discos de 78 rpm)

Holguín – Son montuno

Panart 1976.  Grabado en 1958

Te deseo felicidades – Son montuno

Panart 1976.  Reeditado CCD-901.  Grabado en 1958.

Colegiala  – Bolero (junto a René Márquez)

Panart 1991.  Grabado en 1958.

Tú no vale un kilo – Son montuno (junto a René Márquez). 

Panart 1991.  Grabado en 1958.

Con Conjunto Kubavana de Carlos Barbería (Publicado en discos de 78 rpm)

Guaita Caimán – Son montuno

Panart 2105.  Grabado cerca de 1958-1959.

Cuatro copas – Ranchera-guaguancó – José Alfredo Jiménez

Panart 2132.  Reeditado en Panart LP-2034 y CCD-505. Grabado cerca de 1958-1959

Ven pa’la loma – Son montuno – Siro Rodríguez

Panart 2132.  Reeditado en Panart LP-2034 y CCD-505. Grabado cerca de 1958-1959.

Con Mongo Santamaría

Agua limpia – Guaguancó – Francisco Aguabella (Embale canta junto a Fuico)

México – Guaguancó – Mongo Santamaría (Embale canta con Mario Arenas)

Complicaciones – Guaguancó – Francisco Aguabella (Embale canta junto a Fuico)

LP “Bembé”  Fantasy 8055.  Reeditado en CD-FCD24729-2.

Grabado en La Habana a inicios de 1960.  Participaron, entre otros:  Willlie Bobo –pailas; Andrés Hechevarría “Niño Rivera” –tres; Papito Hernández –contrabajo; Fernando Vivar –contrabajo. En coros:  Merceditas Valdés, Luis Santamaría, Macucho, Mario Arenas, Fuico, Adriano, entre otros.

Con el  Conjunto Guaguancó

LP “Conjunto Guaguancó”

Yambú

La Habana

El paso franco

Bombón (a dúo con Inés María)

Tú eres muy niña (a dúo con Inés María)

Solo solo bembele changó

Y a Matanzas

Allí viene, como viene (a dúo con Inés María)

Consuélate

Desengaño de los roncos

Regaño al corazón

María La O Cuenda

Areíto LP-3428.  Grabado en Estudios EGREM, La Habana,  en 1975.  Carlos Embale como director y solista.

Con Septeto Nacional Ignacio Piñeiro

Lp “El Septeto Nacional de Ignacio Piñeiro”

Buey viejo 

Echale salsita

Don Lengua

Alma guajira

Lejana campiña

La batidora

Se fue la montuna

Eterna primavera

Llegó la tora

Vueltabajera (Canta la)

LP West Side Latino WS-4085.  Grabado, según el disco, en los Estudios de Radio Progreso, en La Habana, en 1958.  Cantan:  Carlos Embale – solista;  Bienvenido León -2ª. Voz y Joseíto Núñez –voz prima. Todos los temas son de la autoría de Ignacio Piñeiro.

LP “Sones cubanos – Septeto Nacional de Ignacio Piñeiro”

Mayeya, no juegues con los santos

Bardo

Lejana campiña

Canta la vueltabajera

Guanajo relleno

Esas no son cubanas

Alma guajira

Castigador

Echale salsita

Suavecito

LP Seeco 9287.  Grabado en La Habana, en 1958.  Carlos Embale –solista; Joseíto Núñez –voz prima; Bienvenido León -2ª. Voz.   Reeditado Bravo 104; LP Patty 127 excluyendo “Lejana campiña” y “Canta la vueltabajera”.   Todos los temas son de la autoría de Ignacio Piñeiro.

LP “Sones de Ignacio Piñeiro”

Entre preciosos palmares

Un mensaje de amor

Quién será mi bien

Las nenas no lloran

Misionera

Más calentito

Dónde estabas anoche

Desvelada

Qué bonita es Cuba

El que quita las penas

Cuatro paredes

La mulata cubana

LP Areíto 3269.  Grabado en La Habana ca. 1969

LP “Septeto Típico Nacional de Ignacio Piñeiro”

Los rumberos de La Habana

Amor de loca juventud

No creas que está llorando

Buey viejo

Sóngoro cosongo

No me pidas madre

Te fuiste de mi lado

Entre tinieblas

Blanca Nieves

Dámelo

Coco mai mai

Papaíto no llores

Incitadora región

Mentira Salomé

LP Areíto 3427.  Grabado en La Habana, ca. 1960.

LP “Septeto Nacional.  Clásicos del Son. Vol. II”

Ruñidera

La cumbancha

Mujer tropical

Llegó el dulcerito

Sol de verdad

La plenaria del son

Don Ramón

Suave murmullo

Es de oriente el son, compay

No puedo conformarme

Rumba a lo Embale

LP Areíto 4055.  Grabado en La Habana. 

LP “Septeto Nacional. Clásicos del Son. Vol. I”

Compay gallo

Palomo

Soy de Matanzas

El son hay que llevarlo en el corazón

Todo en conjunto

Cuaro palomas

¿Por qué me guardas rencor?

La mujer de Antonio

El viandero

Consuélate como yo

Solamente una vez

Noche de conga (tu  maningo)

LP Areíto 4056.  Grabado en La Habana.  Reeditado Phillips 8379901 (Colombia, 1989); Ar99736 (Venezuela, 1984).

LP “Carlos Embale – Septeto Nacional de Ignacio Piñeiro”

Cómo está Miguel (Bururú varará)

Quien me lo iba a decir camará

El son y sus instrumentos

Suavecito

Echale salsita

El final no llegará

Con mi guaraguara

Ya no tengo amigos

LP EGREM PRD-067 (incluye 4 temas de otro Lp).  Grabado en La Habana.

LP “Septeto Nacional Ignacio Piñeiro”

Trompeta querida

Fernanda

Sutileza

La bayamesa

El alfiler

El carretero emulando

Son de la loma

La cachimba de San Juan

LP Pueblo DP-1039. Editado en México en la década de 1970.   Contiene 4 temas que aparecen en anteriores LP

LP “Septeto Nacional Cubano”

La edad y la mariposa

María Antonieta llegó

Es mejor que te calles

Don Lengua

Como lo soñó Martí

Y en eso llegó Fidel

LP Orbe ARS-17016.  Editado en Colombia en 1979. Contiene además  6 temas del LP EGREM-PRD-067.

LP “Carlos Embale – Septeto Nacional Ignacio Piñeiro”

Me duele el corazón

El final no llegará

Mayeya, no juegues con los santos

Sola y triste

La vida es una seana

Coco mai mai

Imperdonable

Cárdenas

Llegó el dulcerito

Creía que eras mía

Llora como lloré

Tú mi afinidad

LP Siboney (EGREM) -459.  Grabado en Santiago de Cuba, en junio de 1989.  Según Cristóbal Díaz Ayala, aparentemente, del grupo que reorganizó el Septeto en 1958, quedaba sólo Embale.

CD “Clásicos del son”

Compay Gallo

Palomo

Todo en conjunto

Las cuatro palomas

¿Por qué me guardas rencor?

El viandero

Noche de conga

Solamente una vez

Soy de Matanzas

Ruñidera

La cumbancha

Llegó el dulcerito

Sol de verdad

La plenaria del son

Don Ramón

Suave murmullo

Es de Oriente el son compay

No puedo conformarme

Rumba a los Embale

Consuélate como yo

EGREM CD-0071.  Producido por la Dra. María Teresa Linares.  Grabado en estudios EGREM, en La Habana en 1994.

Como artista principal

LP “Carlos Embale” con Los Nuevos Roncos

Timbalaye

Mañana te espero, niña

Dónde estabas anoche

El mulato rumbero

Oh, humanidad

Llora como lloré

Tonache

Chambeleque

Genial compositor

Gongorongón

Areíto LP-3810.  Reeditado por Integra 13097 en Venezuela.  Grabado en Estudios EGREM, La Habana, en 1980.  Excepto Gongorongón, que es una rumba, todos los temas son guaguancós.

LP “Carlos Embale con el Conjunto Cubason”

Amor de loca juventud

El plato roto

Lo añoro

Las nenas no lloran

Quinto llamado

Dame un trago tabernero

No me pidas madre

Sabroso

Qué bien me siento

Dulce habanera

LP Areíto 3927.  Dirección y orquestaciones: Rubén González y Jorge Varona. Grabado en La Habana en 1983.  Disco de boleros, guarachas, sones y un único guaguancó.

LP “Carlos Embales (sic). La Voz del guaguancó”. Con Los Roncos Chiquitos.

Día que

Por que me guardas rencor

Soñando el guaguancó

A los Embales

Guaguancó sabroso

Milonga española

Callejón de los rumberos´

A San Miguel del Padrón

Si cocina como camina

Ya se acabaron las penas

Quítalo del rincón

E, A

LP Areíto 4185.  Los créditos indican la dirección de Rafael Ortiz “Mañungo” y las orquestaciones de Carlos Embale.  Disco de rumbas y guaguancós.  Grabado en los estudios EGREM, en La Habana, cerca de 1984.

LP “Todavía me queda voz”

Todavía me queda voz

Rumba pa’gozá

Bueno, y qué

Préstame el quinto

Mi puchunga de amor

Pim pam pun /Blen blen blen

Rumba de los rumberos

Hoy no es ayer

Rumba de Inesita

La casa de Mamita

Por qué me guardas rencor?

1, 2 y 3

LP Areíto 4297.  Dirección Rafael Ortiz.  Disco de rumba, guaguancó, conga y yambú.  Grabado en estudios EGREM en La Habana, en 1985.

LP “Carlos Embale”

Me encanta oírte cantar

Timbalaye

Calla

El viandero

Añoranza lejana

El diablo tun tun

Se fue

 La mujer de Antonio

En el tiempo de la colonia

Estrella de amor

LP Areíto 4370.  Dirección: Adolfo Pichardo y Pedro Depestre. Orquestaciones Rubén González Fontanil.  Grabado en estudios EGREM en La Habana, en 1986.

CD “Rumbero Mayor”

María La O

Tumbando caña

Rosina y Virginia

El Paso Franco – Bardo

Bombón

Tú eres muy niña

Solo solo bembele Changó

Alla viene como viene

Desengaño de Los Roncos

Dónde estabas anoche

El mulato rumbero

Oh humanidad

Llora como lloré

Con su guaraguara

Si cocina como camina

Ya se acabaron las penas

A los Embales

EGREM CD-020.  Publicado en 1997, a partir de grabaciones realizadas por Carlos Embale con diferentes formaciones. Fonograma descatalogado por la casa discográfica (no aparece actualmente en su catálogo de ventas)

CD “Qué bueno canta Embale”

El plato roto

Lo añoro

Las nenas no lloran

Dame un trago tabernero

Amor de loca juventud

Quinto llamado

Dulce habanera

Se fue

El diablo Tun Tun

Ya no alumbra tu estrella

La mujer de Antonio

En el tiempo de la colonia

Calle

Timbalaye

Me encanta oírte cantar

EGREM CD-0102. Publicado  en 1995 reeditando temas de los LP-3927 (Embale con el Conjunto Cubason) y LP-4370. Todos son grabaciones de fonogramas anteriores.

EN DISCOS DE OTROS INTERPRETES

CD Omara Portuondo. Mis anhelos. Vol. II (Publicado en 2012)

La cumbancha – Embale con Omara Portuondo y el Septeto Nacional de Ignacio Piñeiro

EGREM CD-1092-2

EN COMPILACIONES

LP Cuba 100 Years of Rhythm and Rum (Publicado en 1978)

A Malanga – Carlos Embale con el Coro Folklórico Cubano

EGREM  LD-3709 y LD-3710.

Cuban Dance Party. Routes of Rhythm (Publicado en 1990)

La plegaria del son

En el tiempo de la colonia

María Antonia

(Con el Septeto Nacional de Ignacio Piñeiro)

Rounder Records 5050.

LP Fiesta de la rumba (Publicado en 1992)

María la O (Con el Conjunto Guaguancó)

Consuélate como yo

El mulato rumbero (con Los Nuevos Roncos)

Dónde estabas anoche (con Los Nuevos Roncos)

EGREM-CD0019.

CD De Cuba: su música. Vol. IV (Publicado en 1992)

Unión de Reyes – Embale con su grupo

CD-0024

CD De Cuba traigo lo mejor (Publicado en 2000)

El diablo Tun Tun

EGREM CD-0395

CD Havana Café (Publicado en 2000)

Llegó el dulcerito – Embale con Rubén González

Warner Music France 8573 83908

CD Qué linda es Cuba (Publicado en 2002)

Holguín – Embale con orquesta de René Márquez

EGREM CD-0502

CD Agustín Lara a la cubana (Publicado en 2002)

Sólamente una vez – Embale con el Septeto Nacional de Ignacio Piñeiro

EGREM CD-0520

CD Havana Club. El Alma de Cuba (Publicado en 2002)

Dulce habanera

EMI Music (Italia) 7243 5 40999 2 2

CD Grandes voces del son cubano. Vol. II (Publicado en 2002)

Se me fue la montuna – Embale con Septeto Nacional de Ignacio Piñeiro

EGREM CD-0522

CD El Gran Tesoro de la Música Cubana. Vol. VI (Publicado en 2004)

¿Por qué me guardas rencor? – Embale con Los Roncos Chiquitos

EGREM CD-0662

CD Boleros y más boleros (Publicado en 2005)

Calla

EGREM CD-0719

CD De todo corazón (Publicado en 2006)

Sólamente una vez – Embale con Septeto Nacional de Ignacio Piñeiro

Corazong Records 255 089

CD Dónde vas, Domitila. La música de Ricardo Díaz (Publicado en 2007)

Quítalo del rincón – Embale con Los Roncos Chiquitos y Ricardo Díaz

EGREM CD-0793

CD Grandes Exitos del Trío Matamoros. Vol. II (Publicado en 2007)

La mujer de Antonio

EGREM CD-0893-2

CD Cinco sabores. Rumba. (Publicado en 2008)

Tumbando caña – Embale con su grupo

Llora como lloré – Embale con su grupo

EGREM CD-0851-3

CD 45 de lujo. Vol. III (Publicado en 2010)

Consuélate como yo

EGREM CD-1000-3

CD BOLEROS DE VICTROLA. Vol. III (Publicado en 2012)

Calle – Embale con Conjunto Cubason

EGREM CD-1169

CD LA RUMBA SOY YO. CON SENTIMIENTO MANANA (Publicado en 2010)

No más – Embale con Adriano Rodríguez, Ricardo Abreu “Papín” , Gerardo García y Edesio Alejanddro

BISMUSIC  B-0293
FUENTES
– Helio Orovio:  Diccionario de la Música Cubana. Biográfico y Técnico. Editorial Letras Cubanas.  La Habana,  1981.

– Radamés Giro:  Diccionario Enciclopédico de la Música Cubana. Editorial Letras Cubanas.  La Habana, 2007.

– Erena Hernández.  La música en persona.  Editorial Letras Cubanas. La Habana,, 1986.

– Cristóbal Díaz Ayala.  Cuba canta y baila. Enciclopedia Discográfica de la Música Cubana, FIU, Miami.

– María del Carmen Mestas:  Pasión de rumbero.  Puvill Libros, 1998.

– Ricardo R. Oropesa y Omar Vázquez: “El grato sabor de la leyenda. Los 80 años del Septeto Nacional de Ignacio Piñeiro” en revista Tropicana Internacional No. 25-2007

– Jesús Blanco Aguilar:  80 años del son y soneros en el Caribe 1909–1998. Fondo Editorial Tropykos. Caracas, 1992.

– Odilio Urfé.  Notas al Programa del Primer Festival de Música Popular Cubana. 1962.

– Raúl Fernández.  Hablando de música cubana.  Editores S.A., Manizales, Colombia, 2008.

– Adriana Orejuela Martínez:  El son no se fue de Cuba. Claves para una historia 1959-1973. Editorial Letras Cubanas. La Habana, 2006.

– Joaquín Ordoqui García:  El Melodioso.  En revista Cubaencuentro.com. Abril 22 de 2003.

– Ramón Fernández Larrea:  Kabiosiles: los músicos de Cuba. Linkgua Digital, 2006.

– Oscar Luis López:  La radio en Cuba. Editorial Letras Cubanas, La Habana. 1981.

– Reinaldo González en las notas al DVD  Nosotros la Música, de la Colección Clásicos del Cine Cubano. Video ICAIC. La Habana.

– Archivo EGREM

– El Blog de Pedraza Ginori (http://elblogdepedrazaginori.blogspot.com)

– John Storm Roberts en www.allmusic.com

www.jazzdisco.org

www.discogs.com

www.allmusic.com

– esquinarumbera.blogspot.com

[1] Sobre el segundo apellido de Carlos Embale, hay referencias contradictorias:  en el Diccionario Enciclopédico de la Música Cubana, Radamés Giro indica que es Quesada; Erena Hernández, quien entrevistó a Embale para su obra citada, lo señala como Moliné; Ricardo R. Oropesa y Omar Vázquez, en el artículo citado, refieren que es Molina.  También algunos agregan una letra “s” al final del apellido Embale. (Nota de la autora)

[2] Se refiere al Coro Foklórico, dato éste que reafirma Adriana Orejuela en su obra citada. (Nota de la autora)

© 2014.  Rosa Marquetti Torres

8 comments on “Bardo, que me mueva tu dolor… Carlos Embale”

  1. “Hojas de afeitar surcan mi cosmos”, amiga; y está mal que empiece así, pero no he parado de llorar mientras leía esta maravilla de entrega última tuya. Mira, no he escuchado ni visto nada de lo que anexas, porque no puedo, créeme. He disfrutado, si se puede afirmar eso…, tal pecado, al enfrentarme a tu capítulo nuevo…, de la copia que hice del 12” “Música de Cuba. Vol III” LPA 3300. Areito. Egrem (aprox. 1968, vaya manía de no reseñar bien) Esa placa estaba en mi casa (la de mis padres; mi abuela…) desde siempre y es de verdad una pena, no creo que la haya tomado en cuenta tanto como la Mirtha y Raúl, otras… No pasa nada, todo llega cuando debe; o no, igual el mundo sigue y seguirá. "Nada va a cambiar su rumbo…" La copia que había en casa entonces de un largo sobre el programa “A bailar” (creo que se llamaba; no “para Bailar”; sí, eso…), contenía un tema del Septeto de Ignacio. P y eso, a mí me gustaba mucho “ese sonido” (pero por lo tan cercano y supuestamente seguro, “para siempre”), pero yo iba directo al “Staying alive” de Bee Gees (o la que fuera…; y mira que mi padre me regañaba por oir eso gatos chillones…) También una vez leí en el Caimán. B, un artículo igual de impactante que el tuyo… Como igual aquella vez, uno sobre “el King” en Juventud. R. Así me he movido, con esas referencias y recursos como individuo, casi siempre atento; tan permeable que aprendí a pasar algo más que la aspiradora en la fonoteca de Radio R./Taíno; a grabar y esas tonterías de nuestra música desafinada…
    En fin, belleza, que, no quiero abrumarte… Gracias por dar luz y más coordenadas para llegar puede que tarde a entender, si no todo, gran parte de nuestra historia, e imaginar (no ,mejor tener certezas) el potencial que acumulamos y florecerá. Eso seguro, segurísimo, florecerá otra vez, en otras mentes y cuerpos igual de hermosos… Te quiero mucho. Gracias, muchísimas gracias. No pares nunca, eres grande y bella…

  2. Gino dice:

    el final de Embale fue dificil. Es verdad que tuvo problemas de alcohol y vivio asi el resto de su vida. Sin embargo fue un sonero y rumbero genial. Como no recordad el documental que realizo la ICAIC al Septeto Nacional Ignacio Piñeiro. Afortunadamente quedan sus grabaciones.
    Ay Embale, Embale que me llaman !!!!!

  3. Emilio dice:

    Rosa, tú artículo es tan excelente como útil, por todo lo que significa Embale y su amplio registro dentro de la música cubana. Fue quizás,el cantante que más traté de seguir hasta donde pude y conocía, prácticamente desde mi adolescencia. Te agradezco muchísimo este post,

  4. Raúl, Gino, Emilio, mil gracias por los comentarios, pero sobre todo, por leerme. Aprovecho también para compartir con ustedes y los demás amigos, este link donde encontrarán un artículo publicado ayer por Carlos Molano Gómez en homenaje al cumpleaños de Embale y en el que podrán ampliar esta información que aporto, sobre todo en lo relativo a datos biográficos. Molano Gómez alcanzó a entrevistar a Carlos Embale. Agradezco esto a mi amigo Sergio Santana, de Colombia, donde tanto se investiga y escribe sobre música cubana.

  5. BASSILON2007 dice:

    Excelente articulo…. con el permiso de Rosa en el mes de octubre estaremos haciendo una musicalizacion de este articulo para el CONCIERTO CARIBE de UNIINORTE FM ESTEREO

  6. Emilio dice:

    Gracias, por el enlace Rosa. Lo veo enseguida.

  7. Anónimo dice:

    ROSA BUENA TARDE DESDE CALI, COLOMBIA

    TE FELICITO, EXCELENTE TU TRABAJO….

    SALUDOS

    PABLO EMILIO DELVALLE ARROYO

Deja un comentario