Gigi Ambar

QUIEN FUE? QUE FUE DE ELLA?

A propósito de la entrada sobre el Capri, me preguntan por Gigi Ambar:   unos, quién fue para aparecer entre tantos nombres de brillo; otros, qué fue de ella.  Poco he podido averiguar, entre amigos que la conocieron y alguna prensa de esos años.  Nacida con el nombre de  María del Carmen Rodríguez, Gigi Ambar fue una de las cantantes que hicieron furor en La Habana de los sesenta, pero que ya nunca podremos escuchar y valorar.  Sencillamente, es una de las tantas y tantos cantantes de la década de los sesenta que no dejaron grabaciones en Cuba.

 Gigi Ambar en 1960

Si confiamos en lo que refleja la prensa de la época, tendremos que convenir en que Gigi tuvo una ascendente carrera y llego a cotas muy altas en el favor del público.  En su edición de enero de 1960, la revista Show dedica una página a la semblanza que su corresponsal en Caracas –identificado como El Chiclayano-  hace de la cantante cubana, bajo el título “Gigi Ambar,  (sic) enloquece a los  públicos del Sur América”.[1] Según este artículo,  Gigi  tuvo una carrera ascendente en Suramérica a partir de de la segunda mitad de los cincuenta.  Inició sus actuaciones en Brasil, primero en Sao Paulo y luego en Río de Janeiro donde obtiene un contrato de un canal televisivo por un año.  Despúes pasa a Argentina, donde se presenta en el Teatro Tabarís, un clásico del repertorio revisteril, y en el Nacional de Buenos Aires.  Sigue a Chile, como estrella de la compañía Bim Bam Bum y actúa en el teatro Opera.  Fue allí -según El Chiclayano- donde recibe el nombre artístico por el que se le conocerá rotundamente.  En Chile permanece un año, y se presenta en los mejores night clubs de varias ciudades.  En Lima, Perú es contratada  para el lujoso Grill Bolívar yEmbassy y realiza presentaciones con la compañía Bim Bam Bum, durante todo un año, llegando a ser proclamada como la Reina de los Artistas del Perú.

Viaja luego a Venezuela fichada por Radio Caracas TV, para los programas Show de las 12 y El Show de Renny Ottolina, los mejores de ese momento.  Su triunfo también ha sido rotundo:  es la única artista que se presenta dos veces en los mismos shows en una misma temporada, un record entonces en Radio Caracas TV.   Regresa a La Habana en 1960, luego de esta prolongada gira suramericana y de inmediato es contratada para  en el Autopista Club, en la zona que entonces llamaban Alturas del Biltmore, en Miramar, integrándose al show del productor y coreógrafo Henry Bell, junto a otras cantantes que ya también empezaban ya a destacarse en los escenarios:  Gina León y Vilma Valle.[2] Como descubrimiento feliz, corren las voces sobre la presencia de Gigi en La Habana y la excelencia de su desempeño en el Autopista Club.  Para verla y escucharla, el Autopista se pone de moda y muchos artistas y cantantes acuden a verla. 

 

Ninón Sevilla baila y canta con Gigi Ambar en el escenario del Autopista Club. La Habana,1960


 Gigi Ambar y Ninón Sevilla en La Habana, 1960. 
 

Así, en agosto de este año, Show destaca la presencia en el Autopista, entre muchos otros, del maestro Gilberto Valdés, notable compositor y productor musical, y de la afamada vedette cubana, radicada en México, Ninón Sevilla. Valdés señala que Gigi posee los requisitos indispensables para ser una gran cantante dentro del género en que se ha especializado, que son timbre, afinación, medida y gusto para expresar, concluyendo que en su opinión es una de las vedette más sensacionales de la época.  El titular de ese artículo es bastante elocuente:  “GIGI AMBAR, (sic) constituye la más genuina atracción del momento artístico cubano.” [3]

 Gigi Ambar (izq.) y Celeste Mendoza (der.) en la pista del cabaret Parisién del Hotel Nacional (1960).

En septiembre, Gigi ya está en el Parisién del Hotel Nacional, cuyo show integraba la indiscutible supremacía de los cuatro mejores en los mejores hoteles:  el cabaret Caribe del hotel Habana Libre; el Copa Room en el hotel Riviera y el Casino de Capri-Salón Rojo en el hotel Capri. La crítica especializada se hace eco del mano a mano entre Gigi Ambar y Celeste Mendoza en la pista del Parisién, momento estelar del show “Afrocubana” producido por Julio Sandor, con un elenco que también integraban el cuarteto Los Modernistas, Ana Gloria (sí, la misma de Rolando en Tropicana), la pareja danzaría de Guille y Willy, y el llamado “Tenor de las Anillas”, René Cabel.

Duelo de divas.  Gigi Ambar y Celeste Mendoza en la pista del Parisién.
Revista Show, septiembre de 1960. 

Así lo contaba la revista Show: “Gigi Ambar, voz espectacular de inusitados registros, con la virtud de matizar espléndidamente (…) pese a ser una artista de cortinas, se bate con Celeste en la producción como una experimentada en este ángulo de las bambalinas que es la manifestación teatral.. El duelo Gigi vs. Celeste es la comidilla del mes del renglón artístico en la vida nocturna habanera y por su sensacionalismo resultaría un suceso en cualquier parte del mundo, aún hasta en los sitios donde no se tuvieran anticipos de nuestro folklore criollo.”[4] Celeste interpreta Blancas Azucenas, Sobre una tumba una rumba, Aquí na’má y Rumba  Rica. Gigi, por su parte, canta Serenata Mulata, Plegaria al Aroye, Noche de Ronda, y también Rumba Rica.

En septiembre, el termómetro de la apasionada controversia de cada noche subió a niveles tremendos –narra la misma fuente- y resultó en una desavenencia personal entre ambas intérpretes, al punto que la dirección del cabaret Parisién se vio precisada a cambiarlas de camerinos.[5]

Un mes después, el jueves 27 de octubre, Julio Sandor estrena un nuevo show en la pista del Parisién, con música cubana y brasilera.  Mantiene a parte del elenco del espectáculo anterior (Celeste Mendoza, Ana Gloria Varona, Guille y Willy y René Cabel), sustituye al cuarteto Los Modernistas por el Cuarteto D’Aida, -ya sin Elena y sin Moraima-, pero Gigi Ambar está ostensiblemente ausente. Al parecer, se intenta reemplazarle por otra vedette menos conocida: Martica Stincer.[6]

En su edición de octubre, Gigi está ausente de los espacios preferentes en que  la revista Show venía insertándola, con prominencia de loas y adjetivos, e incluso, con la entrega del trofeo de la revista, desde el mes de marzo del propio 1960.   

Escuetamente anunciaba, en el reporte de su corresponsal en Buenos Aires, Miguel Sánchez, la próxima llegada de Gigi  a la capital rioplatense para el inmediato noviembre.[7] 

 Gigi con trofeo de la revista Show.

No encuentro más noticias sobre Gigi Ambar hasta marzo de 1961 en que aparece presentándose en el Club Le Mans, en la confluencia de las calles 5ta. y B, en El Vedado. Allí comparte cartel con Pacho Alonso. La crítica de Show la destaca y elogia su interpretación de Tengo una debilidad y remarca sus impresionantes registros vocales y su excelente proyección escénica. [8]

Tras un breve paso por el show Serenata Mulata, enmarcada en el empeño de su productor Humberto Anido de encontrar el reemplazo de Olga Guillot, Gigi viaja a México y actúa entre otros sitios, en El Señorial.  La revista Tele-Guía le dedica su portada y“pide versos de Neruda en mármoles para esa gran artista que es un sueño”.  Esto lo reproduce la revista Show en su edición de junio-julio de 1961.  En un cabaret de Guadalajara  actuaba al cierre de ese año.[9]  Llega a ser una verdadera atracción en el show del Teatro Margo, en el Distrito Federal.  A Gigi Ambar se le acredita una única aparición en el cine: en un rol secundario en el filme mexicano “El dengue del amor” de 1965 dirigida por Roberto Rodríguez, y en el que también interviene Dámaso Pérez Prado.[10]

Gigi permanece en México, y según referencias, tras una corta vida, muere en ese país a finales de la década de los 60.  

Quien pueda aportar más información sobre Gigi Ambar, será siempre bienvenido.

Artículo de Rosa Marquetti. 14.04.2014

[1] Revista SHOW. Enero 1960. Año V. No. 71. Pág. 32

[2] Revista SHOW. Julio 1960.  Año VII. No. 77. Pag. 55

[3] Revista SHOW. Agosto 1960. Año VII. No. 78, Pp. 34 y 35

[4] Revista SHOW. Septiembre 1960. Año VII. No. 70. Pp. 14 y 15

[5] Revista SHOW. Octubre 1960. Año VII. No. 80. Pág. 37

[6] Revista SHOW. Noviembre 1960. Año VII. No. 81

[7] Revista SHOW, Octubre 1960. Año VI. No. 80. Pag. 48

[8] Revista SHOW. Marzo 1961. Año VII No. 85. Pág. 58  y 59

[9] Revista SHOW. Junio-Julio 1961. Año. VII. Nos. 88 y 89. Pag.10 y 11.  Nos. 103 y 104. Enero 1962. Pag.9

[10] www.imdb.com

Otras fuentes consultadas:

Adriana Orejuela.  El son no se fue de Cuba. Editorial Letras Cubanas.

Revista Bohemia. Ediciones de 1960 y 1961.

Agradecimientos especiales  al mimo, actor e investigador Ramón Díaz.

© 2014. Rosa Marquetti Torres

3 comments on “Gigi Ambar”

  1. manuel marrero dice:

    muy interesante ROSA, me gusto mucho.
    saludos
    manolo.

  2. humberto dice:

    muy bueno, hay centenares de figuras que quedaron así olvidadas … excelente el empeño por rescatar esa parte de la historia musical cubana … gracias

  3. Lucas Garve dice:

    FELICIDADES por estas investigaciones, el cabaret en Cuba aportó el soporte de su infraestructura y el espacio escénico al desarrollo de extraordinarios artistas, hoy lamentablemente olvidados….

Deja un comentario