Breves años cubanos de Anoland Díaz

Que uno de mis músicos preferidos –Rubén Blades- es hijo de una cubana, no es noticia.  Incluso tampoco es para muchos una primicia decir que ella fue cantante y que triunfó muy joven desde las ondas radiales cubanas.  De modo que lo único que pretendo aquí es contribuir a documentar la breve, pero exitosa vida artística de Anoland Díaz en Cuba, a través del reflejo que tuvo en la prensa de la época, donde solo los periódicos y la radio –en caso de que se hubieran conservado grabaciones- podían dejar constancia de lo que ocurría en la escena musical cubana.  Eso sí  puede que tenga para los lectores alguna novedad, pues la presencia de la pequeña reglana en los principales programas radiales a partir de 1938 y hasta 1946, demuestra cuán hondo caló el talento de aquella chiquilla que cantaba con voz de soprano y hasta podía acompañarse al piano.

Acerca de su nacimiento y familia, el musicógrafo e investigador colombiano Sergio Santana aporta los siguientes datos:   nacida Anolan Bellido de Luna y Caramés, en el ultramarino pueblo de Regla, en La Habana, en 1927, su padre Louis Bellido de Luna Reinee, de Nueva Orleans marchó a Cuba, a luchar en la Guerra Hispano-Cubano-Americana a finales del siglo XIX. Le gustó el país y decidió quedarse, casándose en terceras nupcias con Carmen Caramés, natural de Galicia y con quien tendría 22 hijos, entre ellos, Anoland.[1]

En 1938, los dueños de la radioemisora CMQ organizan un inusual programa en forma de concurso musical que denominaron La Corte Suprema del Arte y que en sus múltiples ediciones llegaría a ser decisivo en el surgimiento de nombres íconos de la música cubana. De ahí salieron Celia Cruz, Rosita Fornés, Elena Burque, Raquel Revuelta, Alba Marina, Merceditas Valdés, Ramón Veloz, Aurora Lincheta, Armando Bianchi, Obdulia Breijo, Radeúnda Lima, Xiomara Fernández, Olga Chorens, Vilma Valle, y muchos otros.  Entre los muchos adolescentes y niños  que se presentaron a escrutinio en aquellas primeras audiciones estaban Aurora Lincheta, Olga Chorens, Magaly del Valle, Elsa Valladares, Siomara Fernández, Adria Catalá y  una chiquilla hermosa que no rebasaba los 11 años de edad:  Anoland Bellido de Luna, que decidió desde su primera presentación aparecer como Anoland Díaz, un apellido que a ella o a alguno de sus mayores debió parecerle más apropiado.  A pesar de su corta edad, asombró a todos y  resultó una de las finalistas triunfadoras de esa primera edición. 

La Corte Suprema del Arte era el suceso del momento:  presentaba una y otra vez largos conciertos y espectáculos no sólo en los estudios de la radioemisora, sino también en importantes teatros de la ciudad, que se abarrotaban de público para ver cantar a sus nuevos ídolos. El programa reventaba los ratings de radioaudiencia y engrosaba la recaudación de las taquillas de los teatros y cine-teatros.  Era un éxito y una popularidad premonitorios: por sus micrófonos pasaron quienes llegarían a ser grandes figuras de la  música y la actuación.  

Ese mismo año en los shows de La Corte Suprema, la voz de Anoland se unió a la de otra muchacha finalista, quien sería décadas después una de las imprescindibles en la escena musical y teatral en Cuba:  Miriam Acevedo. 

Con sus once años, comienza para Anoland una verdadera vorágine de conciertos y presentaciones que la van haciendo conocida y hasta famosa, como niña prodigio.

Para conmemorar el primer año del exitoso programa radial, Arturo Liendo escribe el guión del espectáculo Un viaje musical, que subiría a la escena del Teatro Nacional, en La Habana, presentando a los ganadores del original programa-concurso:  Aurora Lincheta, el dúo Busquet, la pequeñita Adria Catalá, Estrellita Díaz, y muchos otros, contando con el madrinazgo de la famosa soprano Zoila Gálvez.[2]  El mismo periódico en su edición del 22 de diciembre de aquel año 1938 anuncia la presentación de las niñas Anoland Díaz y Adria Catalá en el cine-teatro Moderno, en función a beneficio del colegio Fors, que combinaba pase de películas y la actuación de las nenas cantantes, como parte  del segmento infantil de promoción de  La Corte Suprema del Arte.[3]

Anoland vuelve en enero de 1939 al  Teatro Nacional optando por uno de los tres premios en metálico que concedía la R.K.O. Radio entre los ganadores del programa.  Tanto Anoland, como Irma Puentes, Rosita Bujones, Olga Sánchez, Rodolfo Cueto y Rafael Rodríguez, debían interpretar la canción tema del filme “Dí que me quieres”.[4]  Acompañada por el pianista Luis Mora, participa en un acto cultural con motivo de la celebración del 20 de mayo, en la sede de la Asociación de Emigrados Cubanos, y en el anuncio es calificada por la prensa como “soprano ligera de diez años”.[5] 

Cinco días después,  se anunciaba al dúo Miriam y Anoland en el cartel del espectáculo que, organizado por la Unión de Empresarios, presentaría ese día el Teatro Nacional en homenaje a Heliodoro García, empresario de ese coliseo, y donde el elenco numeroso incluía nombres rotundos en la música cubana como Ernesto Lecuona, Rita Montaner e Ignacio Villa Bola de Nieve. Era la primera vez que Anoland compartiría cartel con estos  íconos de la cultura cubana, junto a otros famosos, como la declamadora Carmina Benguría,  las cantantes líricas Zoraida Marrero, Georgina Dubouchet, Zoraida Beato y Lydia de Rivera; un tenor mexicano que llegaría a ser un grande del bolero y la canción: Pedro Vargas; los comediantes Garrido y Piñero, las orquestas Hermanos Lebatard y Hermanos Castro y como presentadores, José Antonio Alonso, Arturo Artalejo, Germán Pinelli y Gaspar Pumarejo.[6]

Junto a las niñas  Marta Cervantes y Adria Catalá, el dúo Miriam y Anoland se gana el favor del público, toma parte en diversos programas radiales, espectáculos teatrales y hasta en campañas publicitarias, como aquel sorteo organizado por las bicicletas Niágara en julio de 1939.[7]

Anoland Díaz y Miriam Acevedo, el dúo perfecto, son las dos centrales de la fila superior. Anuncio publicado en la revista Bohemia.  1939.

De su breve unión musical con Anoland Díaz,  la Acevedo diría varías décadas después a la periodista y bloguera cubana Tania Quintero: “Me presenté en La Corte Supema del Arte como cantante y gané todos los premios.  Anoland Díaz era también una niña excepcional.  Desde pequeña tocaba el piano de afición como una verdadera profesional, era el asombro de todos.  Ella cantaba con voz de soprano, y yo de contralto infantil.  Y al dueño de la CMQ se le ocurrió que nuestras voces podían hacer un dúo perfecto.  Se llamó “Myriam y Anoland, el dúo perfecto”. [8]

Myriam y Anoland, como dúo infantil, aparecen en el malogrado filme Una aventura peligrosa, de Ramón Peón, estrenado el 1 de junio de 1939 en el Teatro Nacional, en medio del éxito de La Corte Suprema del Arte, y que significó  el debut cinematográfico de quien sería la gran vedette cubana Rosita Fornés, quizás el único valor defendible del filme.  Ahí las niñas interpretan Duerme muñequita, una canción de cuna de Ramiro Gómez Kemp, quien estaba encargado de la dirección  musical del filme y a toda costa logró colar obras suyas de dudosa calidad, junto a las que eran propósito y objetivo de la producción del filme: las de Ernesto Lecuona y Nilo Menéndez, el autor de Aquellos ojos verdes, entonces prominente ejecutivo en la música y el cine en Estados Unidos. [9]

Según anuncio publicado en el Diario de la Marina, el 6 de octubre, y con escasos 12 años  Anoland es invitada a integrar el cartel de la suite de conciertos que ha ideado y organizado el gran Ernesto Lecuona en el teatro Auditorium, en El Vedado.  Anoland Díaz participaría en solitario en el tercero de ellos, titulado La Rumba, coincidiendo de nuevo con Rita Montaner , Zoraida Marrero y Georgina DuBouchet, y junto a los también cantantes Jorgelina Junco, Oscar López y Joseíto Núñez; las orquestas de los cantantes Paulina Alvarez, con su orquesta, y Fernando Collazo y con La Sonora Matancera, ya instalados en el favor popular, propiciarían la presencia de formatos de música popular en el exquisito escenario capitalino, reservado a la llamada música culta y el canto lírico.[10] 

Ramón Fajardo Estrada, en su libro Rita Montaner. Testimonio de una época glosa así la aparición de Anoland por primera vez en el importante coliseo de El Vedado:  “A los espectadores se les propician dos atractivas ofertas: asistir a la primera actuación en Cuba de la cantante brasileña Malena Toledo y al debut de Anolan Díaz, una niña de ocho años de edad, que impresiona a todos en ¿Por qué no vienes?, de Lecuona, con la Orquesta de La Habana, y al acompañarse ella misma al piano en El amor de mi bohío, de Julio Brito.”[11]

Para el mes siguiente, en noviembre, se organiza un concierto de despedida al trío Habana, que acoge el cine-teatro Cuatro Caminos.  Ahí está Anoland junto a prominentes artistas de la radio y el teatro, como Miguelito Valdés, René Cabell, María Ciérvide, Blanquita Amaro, Abelardo Barroso y las orquestas Casino de la Playa y Riverside, entre otros, y como presentadores Manolo Serrano y Germán Pinelli, y su desempeño es destacado por la prensa.[12] Ese mismo mes canta en el Festival de la Prensa, junto a la orquesta Hermanos Lebatard y la mexicana Manolita Arreola.[13] Ya para estas fechas, la pequeña estrella es artista exclusiva de  C.M.Q. Radio y se presentaba en el programa del mediodía, que patrocinaba la empresa jabonera Crusellas.[14]  En ocasión de una función extraordinaria, a la espera de la celebración del 24 de febrero en 1940, una de las fiestas patrias cubanas, Anoland sube de nuevo a la escena del Teatro Nacional, en el mismo programa otra vez con Rita Montaner, con la soprano Esther Borja, los comediantes Garrido y Piñero, y Bola de Nieve, entre otros.[15]  Meses después ya la mencionan entre los artistas que el Diario de la Marina cataloga como famosos, esta vez participando en un gran festival organizado por el jabón La Llave en la ciudad de Cárdenas, provincia de Matanzas, en una comitiva musical encabezada por la Montaner,  y en la figuraban el libretista y compositor Félix B. Caignet, los cantantes René Cabel, Hortensia Coalla, Estrellita Díaz y la orquesta Cosmopolita, entre otros.[16]

Para el 20 de junio de 1940 los artistas organizan un homenaje a Augusto Ferrer de Couto, columnista del periódico Alerta recién designado Concejal del Ayuntamiento de La Habana y Anoland es incluída en la revista que el coreógrafo y bailarín Julio Richards había ideado para la ocasión:  Mujeres en La Habana, encabezada por Rita Montaner –con la que coincide en un elenco ya por tercera vez- y en la que figurarían, en el profuso elenco,  la bailarina Carmita Ortiz, la famosa actriz del teatro vernáculo cubano Luz Gil, la orquesta femenina Anacaona, la orquesta Riverside, el conjunto de música porteña Río de La Plata con sus cantantes Olga Chorens y Manolo Fernández.[17]

Foto de Anoland en el primer número de la revista Ecos de la RHC Cadena Azul (Abril 1941)

Cuando Amado Trinidad Velazco decide crear la RHC Cadena Azul e irrumpe en el medio radial cubano el 1 de abril de 1940 con un empuje no visto, con prisa y sin pausa va a por los mejores músicos y artistas, y entre los emergentes, los más prometedores,  la mayoría de ellos con contratos con otras radioemisoras como CMQ. Les ofrece jugosos contratos y logra llevarlos al cuadro artístico-musical de la RHC Cadena Azul. Entre ellos está Anoland Díaz, hasta ese momento, artista de CMQ.

En el número inaugural de la revista Ecos de la RHC Cadena Azul, en el que se presentaba a todo su cuadro director, técnico y artístico, la pequeña Anoland Díaz figuraba  con una foto donde se le catalogaba como “la diminuta soprano con voz de angel”.[18]Así se le presentaba en sus asiduas apariciones en los programas patrocinados por la marca cigarrera Trinidad y Hermanos, en la RHC Cadena Azul:  “La Voz de Angel de la Radio”.[19]  En el número de agosto de 1941, en la misma revista, aparecía una foto suya, donde se le describía: “La Voz de Angel de la Radio es un verdadero valor en el campo lírico en Cuba. Esta simpática chiquilla es cada día más aplaudida y cada vez más imprescindible en la elaboración de buenos programas”.[20]

Para diciembre de 1941, Anoland junto a su hermana Lina era anunciada como el Dúo Cuba, artista exclusivo de los programas auspiciados por Trinidad y Hermanos e  integrando la extravagante caravana de Amado Trinidad y la RHC Cadena Azul que se presentaría durante ese mes en los teatros Iriondo (Ciego de Avila), Principal (Camagüey), Infante (Holguín) y Oriente (Santiago de Cuba como parte de un elenco encabezado por la orquesta Havana Casino dirigida en esta ocasión por Gilberto Valdés, el Conjunto Vocal Siboney (con Isolina Carrillo, Olga Guillot, Marcelino Guerra Rapindey y Facundo Rivero, entre otros), Las Marvel Sisters, Reynaldo Henríquez, Rita María Rivero, Tomasita Núñez, Alfredito Valdés, Joseíto Núñez, Alfrewdito León, Chano Pozo, Adolfo Guzmán y la orquesta típica argentina Los Románticos Gauchos, la norteamericana Eleanor House, entre muchos otros.

Anoland y Lina Díaz fotografiadas por Ruibal.  Contraportada de la revista Ecos de la RHC Cadena Azul. Diciembre 1941.

Con una foto del Dúo Cuba,  a toda contracubierta, las mostraba y anunciaba la revista órgano oficial de dicha emisora radial.  [21]La misma revista publicaba en marzo de 1942 una foto de Anoland firmada por el prestigioso Armand,  considerado el fotógrafo de las estrellas, y que comentaba sus aplaudidas actuaciones en el programa “Eslabones de Oro Partagás”.[22]

Anoland Díaz en foto de estudio firmada por Armand.  Recorte de la  revista Ecos de la RHC (Marzo 1942)

El 31 de mayo de 1942 participa en el homenaje a Ibrahim Urbino en el teatro Fausto, con las orquestas de Ernesto Lecuona y Havana Casino, Rita Montaner, las cantantes líricas Hortensia Coalla, Zoraida Marrero, Hortensia de Castroverde, Rita María Rivero, los tríos Matamoros y Servando Díaz, René Cabell, entre otros.[23] En setiembre de ese mismo año, Amado Trinidad es homenajeado por músicos, artistas, empresarios y políticos en un gran espectáculo en el cabaret Tropicana, y en el escenario, Anoland Díaz compartió micrófonos con los cantantes Wilfredo Fernández y Margot Alvariño, entre otros.[24]

Anoland en la revista Ecos de la RHC – Septiembre-Octubre 1942.

No encontramos más noticias sobre Anoland y su vida musical hasta que el 10 de marzo de 1943 y tras la compra por el Partido Socialista Popular de la veterana Radio Lavín, se produce la inauguración de otra radioemisora que hizo mucho por la cultura nacional y por la cual pasaron la mayoría de los más prominentes nombres en la música y el arte en Cuba:  la Mil Diez.  Según refiere Oscar Luis López, historiador de la radio cubana, en su obra La radio en Cuba,  Anoland Díaz fue una de las cantantes de planta, junto a nombres rotundos como los de Celia Cruz, Olga Guillot, Elena Burke, María Cervantes, Aurora Lincheta, Tomasita Núñez, Matilde Camejo, Estela Rodríguez -la hermana de Arsenio-, Alba Marina, Zoila Gálvez, Chiquita Serrano, Margarita Díaz; y entre los hombres, Miguelito Valdés, Miguel de Gonzalo, Bienvenido León, Alfredo León, Orlado Guerra Cascarita, Zephir Palma y muchos otros.

Anoland tenía cualidades musicales notables para haber transitado el mismo camino que muchas de las contendientes en el programa La Corte Suprema del Arte, donde resultó una de sus finalistas.  A partir de  1938  en un momento que se considera de renovación y descubrimiento de nuevas figuras para el canto lírico cubano, las voces de Zoraida Marrero, María de los Angeles Santana, Esther Borja, Rosita Fornés y muchas otras irrumpieron en los escenarios, en la radio y hasta en el cine,  y atendiendo a sus magníficos resultados era muy probable que Anoland, con su juventud y talento, pudiera seguir obteniendo como profesional éxitos similares.   

Según el periodista Daniel Domínguez, Anoland llegó a Panamá en 1947, tenía entonces 19 años.  Aunque algunas fuentes indican que Anoland viajó con su familia para radicarse en Panamá, Domínguez pone en boca de Rubén Blades lo siguiente, referido a este hecho:  “Abandonó su hogar porque no soportaba la situación familiar que vivía allá”.[25]  Y es muy probable que así haya sido, teniendo en cuenta la numerosísima familia que habían creado los padres de Anoland.

En la orquesta que la acompañaba en sus primeras incursiones musicales en Panamá, conoció al percusionista Rubén Darío Blades Bosques, bongosero por más señas, quien compartía su tiempo laboral como detective de la Policía, según ha contado Iván García en su artículo La sangre cubana de Rubén Blades.[26]  Pero a Blades le apasionaba la percusión, y la música afrocubana.  Tuvieron cinco hijos de los cuales Rubén es el segundo.

Rubén con su abuela Enma (izquierda) y su madre Anolan (derecha). Foto tomada del blog de Felipe Argote (http://www.elblogdefelipeargote.net/2012/02/ruben-blades-bellido-de-luna.html) Panamá. Ca. 1949

En su nuevo lugar, Anoland continuó su vida como cantante, pianista y actriz en radio novelas para la Red Panamericana y para RPC Radio.   Algunas de las fuentes consultadas apuntan que Anoland Díaz tocó para la reina Isabel de Inglaterra, en alguno de los actos en homenaje a la soberana británica en ocasión de su visita oficial a Panamá en 1953.[27]  Hizo también esporádicas apariciones cantando junto a su hijo Rubén y acompañándose ella misma al piano, de las que ha quedado este video.

Pincha aquí para ver-escuchar a Anoland Díaz cantando “Ya no me quieres” (María Grever)

A Anolan le gustaba cantar ópera, zarzuela, boleros y la música popular internacional. “ El primer disco que se compró en mi casa, en 1959 o 1960, -contó Rubén- fue uno de Amad Jamal, pianista e intérprete de jazz. (…) No teníamos ni el dinero ni el espacio para tener un piano. Fue mucho después, cuando les compré a mis padres un apartamento, que le llevé su primer piano. Ella tocaba boleros y piezas clásicas, y algunas veces componía temas instrumentales.”

Sin embargo, Anoland nunca grabó un disco, y en cuanto a grabaciones comerciales, el único registro del que hasta ahora se tienen noticias, es el de su voz en ese clásico de la salsa que es Maestra Vida, la primera ópera salsa original en la historia del género y uno de los trabajos más trascendentales e inteligentes de su hijo Rubén como compositor, junto al puertorriqueño Willie Colón, quien fungió como productor y también músico.  Grabada en 1980 y distribuida en un álbum doble bajo el sello Fania (LP F576/577), Maestra Vida marcó un antes y un después en el género salsa, al introducir la temática social que reflejaba los problemas y contradicciones en los espacios urbanos en los países latinoamericanos y en las zonas de Estados Unidos con gran presencia latina, a la vez que abordó en ella elementos de la narrativa literaria de Latinoamérica.  Musicalmente, Maestra Vida trascendió los límites estrictos de la salsa, al incluír boleros y un tratamiento instrumental que enriqueció ambos géneros haciéndolos acompañar de un formato sinfónico.  Anoland aportó su voz al personaje de Manuela, que puede escucharse en el corte 5 del primer disco, un bolero bajo el título Yo soy una mujer, donde también hace un breve dúo son su hijo Rubén.  También la voz de Anoland aparece fugaz al final del corte 3 Carmelo después (El viejo Da Silva) del segundo disco de Maestra Vida.

Pincha aquí para escuchar a Anoland Díaz cantando “Yo soy una mujer” (LP Maestra VIda, 1980)

Y aquí para escuchar a Rubén y Anoland(al final) en”Carmelo después(El viejo Da Silva)”.

De la experiencia personal que representó este trabajo con su madre, diría Rubén: “Cuando estoy en un estudio de grabación, suelo transformarme en un tirano. En aquella ocasión tuve que hacer un esfuerzo para calmarme, pues estaba más nervioso yo que ella, y eso no la ayudaba. Pero su voz es tan dulce y tan expresiva que le dio un sentido especial a ese número. Yo soy una mujer fue su única grabación en un disco, como intérprete. (…) A pesar de su inmenso talento, nunca grabó un disco. Y quería darle la oportunidad de tener esa experiencia. Tiempo después estuvimos trabajando en un disco de boleros para grabar juntos, pero entonces enfermó y ya no pudimos continuar con el proyecto. Me quedó eso pendiente.”[28]

Rubén y Anoland cantan a dúo.  Foto tomada del Portal Crítica en Línea, de  Panamá.(http://portal.critica.com.pa/archivo/01272001/opiayer.html)

Anoland moriría en Panamá en 1991, víctima de cáncer. Del impacto y el dolor de esos meses en los que vio morir cada día a su madre, de la lucha de Anoland por la vida, de sus personales vivencias como hijo enfrentando lo irreversible, surgió el tema Amor y control, que de manera póstuma Rubén Blades dedicó a su madre.  

Pincha aquí para ver-escuchar a Rubén Blades cantando “Amor y control”

La relación de Rubén Blades con su madre fue no sólo especial, entrañable, sino decisiva en su carrera vital:  “Mi madre fue una influencia determinante -comentó a Daniel Domínguez.- Me orientó hacia el arte con su talento, pues ella cantaba y tocaba muy bien el piano con el que se acompañaba.  (…) Además, nos entregó su sacrificio, pues hizo a un lado su posibilidad como artista para dedicarnos su tiempo y esfuerzo como madre. Ella y mi abuela, Emma, fueron la razón principal para encaminarme como artista y como abogado”.[29]

Para el músico y comunicador venezolano León Magno Montiel, “Anoland fue su amor infinito, su musa; de ella heredó la sensibilidad musical y el alma de compositor.”[30]

…soy de allí de los que sobrevivieron
yo soy el hijo de Anolan y a pie sin coche
sobreviví de día, sobreviví la noche .(…)

Rubén Blades en “Las Calles”

Por Rosa Marquetti Torres

 

Aclaración:  En todas las fuentes consultadas, el nombre de Anoland aparece indistintamente con “d” al final, y sin ella. 

 

Agradecimientos a Colección Gladys Palmera, Tommy Meini y Tienda de Antigüedades Memorias, en La Habana.

 

NOTAS

[1] Sergio Satana Archbold: “Rubén Blades y el bolero” en https://gladyspalmera.com/la-hora-faniatica/ruben-blades-y-el-bolero/

[2] Diario de la Marina.  Año CVI Número 286 – 1938 Diciembre 01. Pag. 6.Véase: ”Nacional:  La Corte Suprema”

[3] Diario de la Marina.  Año CVI Número 304 – 1938 Diciembre 22. Pag. 8. Véase: “Moderno. Beneficio del colegio Fors”.

[4] Diario de la Marina. Año CVII Número 13 – 1939 Enero 15. Pag. 6

[5] Diario de la Marina.  Año CVII Número 116 – 1939 Mayo 16. Pag. 16.

[6] Diario de la Marina. Año CVII Número 124 – 1939 Mayo 25, Pag. 6

[7] Diario de la Marina. Año CVII Número 156 – 1939 Julio 01. Pag. 6 (incluye foto)

[8] http://www.penultimosdias.com/2009/01/29/todo-vuelve-al-principio-una-entrevista-con-myriam-acevedo/

[9] Arturo Agramonte y Luciano Castillo: Cronología del Cine Cubano (1937-1944) Tomo II. Ediciones ICAIC. La Habana. 2012

[10] Diario de la Marina.  Año CVII Número 228 – 1939 Septiembre 23, Pag. 6

[11] Ramón Fajardo Estrada:  Rita Montaner. Testimonio de una época.  Editorial Oriente. Santiago de Cuba. 2018.  Tomo I. Pag. 330.  También véase:  Diario de la Marina.  Año CVII Número 231 – 1939 Septiembre 27, Pag. 6.Véase “Auditorium. El domingo “Nuevas melodías” de Lecuona.

[12] Diario de la Marina.  Año CVII Número 285 – 1939 Noviembre 29. Pag. 8.

[13] Diario de la Marina. Año CVII Número 271 – 1939 Noviembre 12. Pag. 22.

[14] Carmela de León: Ernesto Lecuona. El Maestro.  Editora Musical de Cuba.  La Habana. 1995.Pag. 126

[15] Diario de la Marina.  Año CVIII Número 43 – 1940 Febrero 20. Pag. 6

[16] Diario de la Marina.  Año CVIII Número 100 – 1940 Abril 26. Pag. 10

[17] Diario de la Marina.  Año CVIII Número 143 – 1940 Junio 16. Pag. 8

[18] Ecos de la RHC Cadena Azul. Año I No. 1.  Abril 1941. Pag. 27

[19] Ecos de la RHC Cadena Azul Año I No. 5. Agosto 1941. Pâg. 24

[20] Idem

[21] Ecos de la RHC Cadena Azul. Año I. No. 9.

[22] Ecos de la RHC Cadena Azul. Año i. No. 12.  Pag. 8

[23] Ecos e la RHC Cadena Azul. Año II. No. 14. Pag. 19

[24] Ecos de la RHC Cadena Azul. Septiembre-Octubre 1942. Pag. 18.

[25] Daniel Domínguez:  “La familia de Rubén Blades” en https://impresa.prensa.com/vivir/familia-Ruben_0_4618038234.html

[26] https://www.elmundo.es/america/2010/09/10/gentes/1284154905.html

[27] http://www.maestravida.com/pcinterview4.html

[28] Daniel Domínguez: Artículo citado.

[29] https://impresa.prensa.com/vivir/familia-Ruben_0_4618038234.html

[30] León Magno Montiel:  “Rubén Blades, escribano de las esquinas”https://noticiaaldia.com/2016/06/ruben-blades-escribano-de-las-esquinas-leon-magno-montiel/

OTRAS FUENTES CONSULTADAS

  • Daniel Domínguez: Las mujeres que formaron a Rubén Blades. En  https://impresa.prensa.com/vivir/mujeres-formaron-Blades_0_4618038235.html
  • César Miguel Rondón:  El libro de la salsa. Ediciones B.  2007
  • Francisco Gutiérrez Barreto: El libro de la farándula cubana 1900-1962. Versión digital
  • LP Maestra Vida (Fania)
  • Bobby Collazo:  La última noche que pasé contigo. 40 años de farándula cubana. Fundación Musicalia, Puerto Rico.1987.
  • María Argelia Vizcaíno:  Diccionario de Talentos Cubanos. http://www.mariaargeliavizcaino.com/m-DiccionarioTalentosCubanos_D_2.html
  • Canales de Youtube de Rubén Blades, 100desilantro y Tito Man.(Gracias!)

25 comments on “Breves años cubanos de Anoland Díaz”

  1. Osmel Reyes dice:

    Wow! Rosa, esto es pan caliente para los colegas panameños, ahora mismo lo estoy compartiendo con un par de amigos. Gracias como siempre por tu infinita capacidad de sorprendernos! Buen fin de semana.

  2. Rosa Marquetti Torres Rosa Marquetti Torres dice:

    Muchas gracias, Osmel!! Lo has leído???

  3. Jaime Jaramillo dice:

    Rosa- Magnifico, como todo lo que escribes. Tremeda investigacion con fuentes veridicas, muy bien documentado, espero que le llegue pronto a Ruben para que se entere de esos primeros años de su mama que por cierto tuvo una carrera brillante. Circulare este documento entre mis amistades..

    Jaime Jaramillo de desde Envigado, Colombia

  4. Rosa Marquetti Torres Rosa Marquetti Torres dice:

    Muchas gracias, Jaime! Sí, me haría ilusión que Rubén pudiera leerlo. Gracias por tu apoyo constante y decidido. Abrazos.

  5. vía FB Face time dice:

    Simplemente maravilloso.

  6. Rosa Marquetti Torres Rosa Marquetti Torres dice:

    Muchas gracias por leer y comentar!! Bienvenid@ a DESMEMORIADOS!!!!

  7. Sonia Alvarez dice:

    No vivi la epoca de la Sra. Anoland pero si recuerdo los comentarios de mis abuelos de las buenas voces existentes en esa decadas. Me siento Muy orgullosa de que Ruben lleve sangre Cubana y que haya expuesto su musica en todo los continentes. Escuche a su mama junto a el cantando y llore de alegria una voz BELLA. DIos tiene un sitio muy especial donde Anoland canta junto a los angeles.

  8. Ivan José Alonso Osorio dice:

    Considero una joya está investigación tan profunda y bien escrita. No dudo es decir que servirá para muchas generaciones que quieran saber del talento maravilloso que tenía la mamade Rubén Blades

  9. Maria A Vizcaino dice:

    Ya no sé cómo calificarte cuando leo tus trabajos. Muchas veces no opino, por miedo a que los celos de otros dañen tu exposición al mundo. Pero este de ahora sobre Anolan Díaz me obliga a hacer una excepción. Eres el mejor sabueso de la actualidad desempolvado documentos, clasificándolos y presentándolo de una manera amena, única.

    Rubén Blades se tiene que sentir muy orgulloso de su madre, pero hasta ahora y hasta dónde sé, lo más que ha dicho es que «ella cantaba y tocaba muy bien el piano con el que se acompañaba», en lo adelante tendrá que agregar que ella fue genial, desde niña considerada prodigio, y que por amor a su esposo e hijos dejó una carrera que iba en ascenso. Menos mal que él la compensó de alguna manera, y la llevó a grabar consigo, para que podamos saborear su extraordinaria voz.

    A través de tu escrito he podido ver una pequeña Anolan detrás de un micrófono de metal y posiblemente subida en una caja para darle alcance, la vi sentada horas en su banqueta de piano estudiando para prepararse, mientras otros niños jugaban. Hasta imaginé la manera que arrullaba a sus bebés cantándole hermosas melodías. Todo gracias a tus letras.

    Diosito tiene que compensar tu esfuerzo y seguir cuidándote mucho, yo oro por eso, para que continúes rescatando historias del olvido, que tanto disfrutamos y con la que aprendemos mucho. MAV
    http://www.mariaargeliavizcaino.com

  10. Brenda dice:

    simplemente Magnífico.

  11. Rosa Marquetti Torres Rosa Marquetti Torres dice:

    Gracias por leer y comentar, Brenda!

  12. Rosa Marquetti Torres Rosa Marquetti Torres dice:

    Muchísimas gracias, María Argelia!! Viniendo de ti estas palabras no puedo menos que sentir que alguien muy conocer me ha evaluado y le ha gustado mi trabajo. Abrazos!

  13. Rosa Marquetti Torres Rosa Marquetti Torres dice:

    Muchas gracias, Iván! Gracias por su lectura y comentario.

  14. Rosa Marquetti Torres Rosa Marquetti Torres dice:

    Así es, Sonia. Fue una época llena de lindas voces femeninas y masculinas. Gracias por su lectura y comentario.

  15. Osmel Reyes dice:

    Sí, claro que lo leí, maravilloso. Es a lo que nos tienes acostumbrados, pero igual Gracias.
    Rosa, este trabajo tuyo tiene tanto valor!! Viste lo que puso Ruben Blades en su página de Facebook, agradeciendo a Desmemoriados!! Me imagino que él lo haya leído y disfrutado también. En cualquier momento te escribe o te llama, si es que no lo ha hecho ya! De nuevo muchas felicidades Rosa!

  16. Luis Alberto García dice:

    Rosa: qué trabajos tan impresionantes estás haciendo para todos nosotros. Para el mundo. Te amo.
    Este de Anoland es demasiado bueno. Imagino que a mi favorito Rubén Blades ( lo mejor que haya dado la Salsa en todos los tiempos) le haya roto el corazón, de agradecimiento
    Luis Alberto García

  17. Rosa Marquetti Torres Rosa Marquetti Torres dice:

    Muchas gracias, Luis. Valoro mucho tu opinion, de veras. Y me alegra saber q en tiempos de poca lectura todavia hay gente como tu a quien estas cosas interesan. Bss.

  18. Andrés Romero dice:

    Excelente este artículo, producto de una exhaustiva investigación. Lo disfrute mucho y ahora entiendo esa vena de cantante y excelso compositor que es Rubén Blades, un orgullo para todos los latinos y especialmente para nosotros los Salsomanos.

  19. Tito Torres dice:

    Recuerdo cuando mi tío trajo ese álbum a mi casa, tenía como 7 años. Cuando escuché ese tema me impresionó la voz de esa dama, era excelente. Ese álbum lo tuve en varios formatos, hasta que lo compré en compacto y chequeé los créditos. Leo que la invitada especial como “Manuela” era Anoland Díaz, recuerdo que Rubén en el álbum “Amor y control” dedica esa producción a su madre Anoland, ahí me puse analizar si la que había cantado en “Maestra Vida” había sido su mamá, pero hoy salí de la duda al leer este artículo, una lástima que no hubiera grabado, ya que poseía una excelente voz, QEPD !.

  20. Extraordinaria investigación, Rosa Marquetti, de ahora en adelante tendrás un nuevo seguidor de tus trabajos…

  21. Rosa Marquetti Torres Rosa Marquetti Torres dice:

    Muchas gracias, Gherson. Me alegra mucho que te haya sido útil este trabajo. Reciproco así las veces que he consultado tu blog. Abrazos.

  22. Rosa Marquetti Torres Rosa Marquetti Torres dice:

    Gracias, Tito, por comentar. Me alegra que haya sido esclarecedor para ti.

  23. Rosa Marquetti Torres Rosa Marquetti Torres dice:

    Muchas gracias por la lectura, Andrés!!Gracias por su valoración. Y sí, sin dudas, Anoland tenía un gran talento que pudo ser heredado por su hijo Rubén, a quien, como usted valoro altamente.

  24. Mario A. García Romero dice:

    Rosa: Mejor es que me calle. Son tantos los halagos y el reconocimiento a tu obra, que creo que no solamente hayas investigado espacios de nuestra vida cultural tan importantes, y quien sabe porque olvidados, sino que has logrado, al decir de Celia: Que de la banda de acá también se te reconozcan tus esfuerzos y tus trabajos, sin calificativos ni prejuicios. Yo seguiré siempre atento a tus investigaciones, tan enriquecedoras, por la salud de la cultura cubana, de nuestra música que es y será siempre, una sola. Mario A. García Romero.

  25. Rosa Marquetti Torres Rosa Marquetti Torres dice:

    Mario, apreciado Mario! Usted es una de las personas que colaboran, y mucho, con DESMEMORIADOS, siempre tan atento a los hechos de nuestra cultura musical que deben ser divulgados y conocidos!! Gracias por su estímulo y fidelidad!! Abrazos.

Deja un comentario